#QuiénJalisco Así se vivió el homenaje a Ulises González Gutiérrez

A un mes de su muerte, sus amigos y familiares más cercanos lo recordaron de una manera muy emotiva.
A un mes de su muerte, sus amigos y familiares más cercanos lo recordaron de una manera muy emotiva.
 A un mes de su muerte, sus amigos y familiares más cercanos lo recordaron de una manera muy emotiva.

dejó el plano terrenal en la Habana el domingo 23 de agosto de 2015 a causa de un infarto. En 1991 se mudó a Guadalajara, y estuvo más de 20 años ahí, donde desarrolló la mayor parte de su obra plástica. Trabajó con excelentes galerías como la de Alejandro Gallo, la Nina Menocal, la Oscar Román y la de Arte Actual Mexicano.

Fue un gran ser humano, amigo, amante de los perros y de consentir y dejarse consentir. Ulises estudió artes plásticas en la Academia de San Alejandro, sin embargo, él mismo no se consideraba vinculado a una generación o escuela de pintura en particular.

“Al menos no conozco a nadie de los que pertenecen a la mía [generación]”, decía. “No vivir en Cuba hace más difícil que yo sea parte de ese engranaje. La realidad es que estoy muy desvinculado del mundo del arte en Cuba y de sus artistas. Incluso, podría decir que no estoy vinculado con el mundo del arte en general. Desde hace muchos años dejó de importarme lo que se hace o se deja de hacer”.

Algunas de sus exposiciones más importantes fueron: Líneas de vida, Arte en movimiento, Sueños, De todo corazón, Cartas de amor, Pasiones etc. Su pareja, Diego Espinosa Martínez, sigue viviendo en Guadalajara, y sus hermanos Peti y Javier González Gutiérrez, en La Habana, Cuba.

A dos días de cumplirse un mes de su muerte, sus amigos le dedican emotivas palabras.

Nina Menocal:

Querido Uli: Estoy buscando a Patty tu querida Patty de Guadalajara y a Petite tu hermana, pero no he podido localizarlas. De cualquier forma ellas saben como nos queremos tu y yo y desde tantos años. Adorado Uli, tengo siempre en mi oficina, aquí en el librero donde hay un corcho, un dibujo tuyo que me dejaste en el apartamento de Biarritz, es un pescado con la bandera de Cuba y está llorando. Firmas Siempre Ulises1998 y desde siempre has sido siempre Ulises. Querido Uli me gustaría mucho que Patty y Petite me contacten, voy a La Habana el 21 de septiembre y te puedo llevar lo que quieras, allá veré a Petite, es todo lo que quiero hacer, se como estará de triste Patty y todos tus amigos de Guadalajara y de México, inclusive Luis Fernando Padilla con quien hablé, también hable con Taiyana y con Sandrita, aquellos día, cuando íbamos a verte y tu me tratabas como si fuera la Reina Victoria. Guardo en mi corazón mucho tu dulzura, tu generosidad, tu fidelidad, esa falta de malicia, ese amor que me ofreciste y tantos mas que te rodeaban. Luego nos veremos en el mar, como peces, entre lagrimas, un beso grande, NINA.

Vladimir García Medina

Entre las anécdotas con Ulises yo compré un perro y me fue muy mal con él, me regaño muchísimo, que habiendo tantos perros en situación de calle lo hiciera y lo fomentara, me dejó de hablar como 3 o 4 días, y me sentí muy mal conmigo mismo.

Ulises tenía un corazón demasiado grande y humilde con respecto a la gente y los animales, el no se medía para ayudar a un amigo o para recoger a un animal de la calle.

Lo conocí desde hace como 33 años, los dos somos de Cuba, el era vecino mío, no teníamos allá la gran relación que tuvimos viviendo acá, pero él se vino a México, al mes me vine yo. Vivimos juntos en el DF por mucho tiempo, pasamos muchas necesidades juntos, llegamos a un país que no era el de nosotros, no teníamos familia, ni amigos y todo eso nos fue haciendo gente, creciendo, madurando. El después se vino a Guadalajara y unos años después me vine yo. Y Efectivamente fuimos amigos todo este tiempo. Nos veíamos 5 veces a la semana. A veces lo bromeaba yo diciéndole, vete para otro lado para no vernos aunque sea dos horas (rie). Ulises es una persona que va a estar conmigo siempre donde quiera que esté.

David Castillejos Ornelas:

Tuve la fortuna de conocer a Ulises desde hace unos 13 años.

Creo que la parte más difícil de perderlo, es el hecho de pensar que ya no va a estar con nosotros el resto de nuestras vidas y sobre todo tratar de llenar ese hueco que dejó en cada uno de nosotros y de todos los corazones que él llegó a tocar. Estamos impregnados de él de muchísimas formas.

Juan Pablo Orendain F:

Los que más voy a extrañar, aunque lo vamos a seguir haciendo de eso estoy seguro, es que la mayoría de los domingos nos juntamos en su casa, Paty llevaba sus galletas y era un domingo en familia, con la familia que tu escoges, tuvimos una amistad incondicional siempre fue un gran apoyo para mi tanto en las buenas como en las malas y disfrutaba mucho, estar con él.

EPD

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas