Bájale a tu consumo de proteína animal

¿Quieres tener una mejor alimentación? Platicamos con Valeria Lozano para que nos contara todo sobre el consumo de la proteína animal.
¿Quieres tener una mejor alimentación? Platicamos con Valeria Lozano para que nos contara todo sobre el consumo de la proteína animal.
 ¿Quieres tener una mejor alimentación? Platicamos con Valeria Lozano para que nos contara todo sobre el consumo de la proteína animal.  (Foto: Cortesía)

No necesitamos tanta proteína como dicen por ahí.

De hecho el exceso de consumo es dañino para la salud y sólo requieres .8 gramos de proteína por kilo de peso - una persona sana y promedio, no atleta ni embarazada-. Para darte una idea una taza de lentejas tiene casi 18 gramos y una taza de frijoles negros tiene 15 gramos de proteína. Es muy fácil lograr tu consumo diario con proteína vegetal también y para el cuerpo la proteína es proteína, sin importar de cual viene.

Los mitos de que tienes que saber como combinar la proteína vegetal para que sea “completa” en la misma comida no tiene fundamento. El cuerpo sabe qué hacer y como irlo combinando. Además la proteína animal también tiene grasa saturada. Sólo bájale a su consumo y con que comas una vez al día dado el caso que quieras seguir consumiendo, harás mucho por tu salud, por la crueldad animal y por el planeta.

Te recomiendo comenzar con la iniciativa “lunes sin carne” para que puedas ir descubriendo gratas sorpresas de sabor, facilidad y practicidad al hacerlo. No necesitas tanta, de verdad, sin embargo, el abuso de la misma puede representar grandes daños en tu salud como aumento de peso y grasa corporal, daño y estrés hepático, deshidratación en general, y desmineralización en los huesos importantes. No quieres eso, ¿verdad? pero ahora es bien fácil pasarte de la ingesta diaria recomendada. Hay un límite superior a la cantidad de proteínas que tu cuerpo puede en realidad utilizar. Sólo bájale a una vez al día y listo, eso ya no será un tema en tu cambio de hábitos.

Cada vez hay menos fuentes “limpias” de donde obtenerlas.

Efectivamente es muy triste ver que todo está contaminado, en hacinamientos, sucio, con mala comida, en malas condiciones, medicamentos y demás. Pescados de granja, nada recomendables, animales en pésimas condiciones y todo eso te lo “comes” literalmente.

Contienen antibióticos, colorantes, hormonas y son alimentados con transgénicos entre muchas cosas más.

También esto te lo comes y te provocan alergias, reacciones y problemas de salud a corto y largo plazo.

Los animales son realmente maltratados y te “comes su sufrimiento”.

No siempre comes lo que crees que compras.

Aun cuando te dicen que el pescado no es de granja, aun cuando crees que el pollo es amarillo -claro que no, trae colorante- o cuando encuentras un salmón más barato que el tradicional – porque realmente es una cruza con otro pez- uno no sabe realmente que hubo detrás del empaque. Ni quien te lo diga. Con las verduras no hay de otra. Si compras lentejas, comes lentejas.

Recuerda: Mantener y alimentar tanto animal para comer sólo unos pocos le cuesta muchísimo al planeta (es de lo más contaminante que hay y cuesta tierra y sembradío para su alimento) cuesta un mundo de agua y le cuesta a muchas personas quedarse sin alimento, por que esos granos y de más que les dan, es comida que personas muriendo de hambre podrían consumir.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas