Jorge Viladoms trae a niños de Jalisco instrumentos donados en Suiza

Con tan sólo 30 años, no es sólo un reconocido pianista y profesor de música mexicano, sino que su pasión por la misma lo ha inspirado a compartir a los niños la posibilidad de encontrarse con ella.
Con tan sólo 30 años, no es sólo un reconocido pianista y profesor de música mexicano, sino que su pasión por la misma lo ha inspirado a compartir a los niños la posibilidad de encontrarse con ella.
 Con tan sólo 30 años, no es sólo un reconocido pianista y profesor de música mexicano, sino que su pasión por la misma lo ha inspirado a compartir a los niños la posibilidad de encontrarse con ella.

"Tengo la idea de que con transformar una vida cambias el mundo, porque en una vida existen millones de sueños, personas y recuerdos, es todo un universo."

- Jorge Viladoms

Jorge Viladoms cumplió con su sueño: traer de Suiza 100 instrumentos donados por diferentes personas para regalárselos a los niños a los que beneficia su fundación Crescendo con la Música en Jalisco, como nos contó que lo haría en la entrevista que le hicimos en mayo pasado. Al llegar a la escuela La Barranca en Guadalajara, los niños ya lo esperaban ansiosos para poder abrir el camión que contenía un total de cien instrumentos entre ellos diferentes pianos, treinta y cuatro violines, flautas entre otros. "Llevaba un año y medio deseando ver la cara de estos niños en este día y después de muchos trámites se hizo posible gracias a que Andrés Conesa nos regaló el envío por Aeroméxico", comentó Viladoms, quien no pudo evitar soltar unas lágrimas mientras los niños aplaudían y gritaban por cada instrumento que iban sacando de las cajas.

"Creo que mis ganas de ayudar se las debo a mi mamá Myrna. Cuando era niño mi mamá me llevó a ayudar a unas personas que vivían en unas casas de cartón y se les estaban cayendo por la lluvia. Esa imagen no se me olvida..." Comenta Pompo, como lo llamaba su papá, y agrega que traer los intrumentos fue toda una odisea. Una vez que tuvo la idea después de cada concierto que impartía en Suiza decía "¿Acaso tienen en casa instrumentos dormidos?" La guitarra del abuelo, el violín de un hijo que ya no lo usa o el piano que sirve para poner fotos encima, él los llamó instrumentos dormidos y la gente que donó tuvo en su casa al mismo Viladoms quien escuchaba la historia del instrumento y les explicaba que iba a llevárselos a una escuela llamada La Barranca ubicada en Guadalajara, México.


-
 -  (Foto: Gabriel Rodríguez)

Se reunieron cien instrumentos y el mismo Viladoms comprará cuarenta más, además de que se capacitaron seis maestros para impartir las clases de música e incluso uno de ellos viajó con él a Suiza para que pudiera enseñar a los demás.

Al tener todos los instrumentos en las canchas de la escuela, la directora de La Barranca agradeció diciendo que este era un momento histórico para la escuela, y dijo que muchos niños tienen sensibilidad para la música pero a veces las situaciones no les permiten a todos acercarse a ella y con estos instrumentos iba a cambiar sus vidas.

Jorge respondió con un: Espero que todos se inscriban a las clases de música, los quiero mucho... ¿Quieren que toque una canción?

Por cada piano que iba saliendo tocó una melodía y sentaba a un niño a enseñarles algo de notas. Y el día concluyó con un partido de futbol y después volaría de regreso a Suiza con la satisfacción de este proyecto y con las ganas de que vengan 20 proyectos como este, comentó y concluyó diciendo: "la sonrisa de estos niños es mi mayor inspiración".

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas