Vargas Llosa enfrenta al NYT por relación con Isabel Preysler

El escritor peruano reaccionó molesto ante un texto que aseguraba que él había confirmado su relación con su pareja y que había vendido fotos de ambos a una revista española.
El escritor peruano reaccionó molesto ante un texto que aseguraba que él había confirmado su relación con su pareja y que había vendido fotos de ambos a una revista española.
 El escritor peruano reaccionó molesto ante un texto que aseguraba que él había confirmado su relación con su pareja y que había vendido fotos de ambos a una revista española.

Una cuenta falsa de Twitter que aseguraba ser del escritor Mario Vargas Llosa engañó aun periodista del New York Times, quien la dio por verdadera, causando la molestia del peruano.

En la cuenta, el escritor supuestamente anunciaba su relación con su actual pareja, Isabel Preysler, información que fue reproducida en el texto del periodista Joshua Cohen, quien además aseguró que Vargas Llosa había vendido fotos exclusivas de su relación a una revista española. Todos estos datos fueron publicados junto con una crítica de su último libro Notes on the Death of Culture.

Ante esto, el Premio Nobel de Literatura reaccionó molesto mandando una carta al editor en la que niega tener una cuenta de Twitter y haber vendido fotos de su relación con Isabel.

La carta se muestra a continuación:

"En una de las críticas de mi libro Notes on the Death of Culture (Farrar, Straus y Giroux), publicado en las reseñas de libros el 23 de agosto, contiene información relativa a mí que puede ser calumniosa y pérfida. De acuerdo con esta revisión, pocos días antes de la publicación de mi libro yo anunciaba mi nueva relación con la señorita Isabel Preysler en mi "cuenta de Twitter oficial" y vendido fotos como 'exclusiva' en la revista española ¡Hola! por 850.000 euros. No tengo cuenta de Twitter y nunca he tuiteado algo en ninguna otra. Nunca he vendido una fotografía a la revista ¡Hola! ni a ninguna otra sobre mi relación o cualquier asunto personal. Estoy atónito al saber que este tipo de chismes pueden aparecer en una publicación respetable como puede ser una crítica de un libro".

El New York Time se disculpó por los errores en el artículo, determinando que el periodista basó su información en un artículo del Daily Mail, pero que la información nunca fue verificada. "Usar este tipo de información está en desacuerdo con los estándares periodísticos de The Times, y no se debió de haber incluido en el texto".

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas