VIDEOS: ¿Qué no debes hacer en un first date?

Por tus malas costumbres, ¿nunca llegas a la segunda cita? No te preocupes, el vinestar Santiago Espejo te da los mejores tips para que seas un éxito en los dates.
Por tus malas costumbres, ¿nunca llegas a la segunda cita? No te preocupes, el vinestar Santiago Espejo te da los mejores tips para que seas un éxito en los dates.
 Por tus malas costumbres, ¿nunca llegas a la segunda cita? No te preocupes, el vinestar Santiago Espejo te da los mejores tips para que seas un éxito en los dates.  (Foto: Vine)

1. Si vas a ir a comer, piensa muy bien el lugar y el platillo

Pollo frito y demasiada salsa de chile cayenne suena increíble, y lo es. Las alitas son de esas cosas a las que nadie le dice que no. El problema ahora es decirle que no en tu first date, por tu bien sería la mejor decisión. Ir a echarte unas alitas con la chica que quieres darle unos buenos besos no es la mejor idea. Muy simple: la cara embarrada, dedos con salsa y enchilada masiva no es algo muy atractivo para el sexo opuesto y para acabarla de amolar, tienes que pedir toallitas húmedas y millones de servilletas sólo para poder limpiarte una mano (no falta que apliques la lamida de dedos...)

2. ¿Cómo puedes conocer más a tu date?

Conocerse, lo más sencillo y elemental de las #FirstDates. Poco a poco se van a ir perdiendo el miedo y puede que esto dure hasta el altar. Sé que hay muchas cosas que suceden en tu cabeza mientras pasas tiempo con alguien que hace unos días no sabías que existía, pero tienes que ser extremadamente cuidadoso con no hacer las preguntas más ridículas del universo.

3. El problema con tomar cerveza en uno de tus #FirstDates

El mensaje más inocente de ir a uno de esos #FirstDates totalmente "casuales"(si ajá) se resume en 3 palabras: "Vamos por chelas". Lo que muchos no entienden es que no significa que literalmente tienes que pedir una de esas gaseosas bebidas alcohólicas, básicamente es un "vamos a vernos casualmente porque ir a comer suena como a que nos vamos a casar" pero puedes pedir cualquier otra cosa que no sea una cerveza.

El problema llega cuando vas en tu segunda cerveza y cada tercera oración que sale de tu boca es acompañada por la no tan bella reacción química de un eructo. Ese momento tan incómodo que son tan incontrolables las ganas de sacar ese aire atorado que todas tus expresiones entran en pánico, te alarmas y lo más sencillo para ti es hacer tu mejor impresión de un mago: haces como si volteas a otro lado y lo dejas salir, silenciosamente. Nadie es tan bueno como para esconder esa sinfonía. Además, ella te vió perfectamente como te dejabas ir con la manzana de adán contracturada. Adiós second date.

4.¡Cuidado con comer cosas que te pueden hacer quedar mal!

A tus ventitantos años, ya deberías de estar un poco consciente de cómo tu panza reacciona a los diferentes tipos de comida mexicana que existen (lease: picante, frito, pesado, grasoso) si quieres sobrevivir la sobremesa como una persona normal. Si sabes que tienes problemas con salsas que no conoces, facilísimo: NO LAS PIDAS. Va a llegar la hora de pedir tu primer carajillo y lo más probable es que tengas la mirada perdida, sudor frío y toda la concentración para no tener una de esas emergencias que sólo a los bebés se les puede excusar.

5. Evita el sushi y la comida incómoda

Él pregunta: ¿Cuál es tu comida favorita? Escoge y vamos.

Ella contesta: Ay, tipo el sushi me encanta. ¡Vamos a uno que conozco que es buenísimo!

Error número uno. Siempre procura tener escogido el lugar. Cualquier cosa que necesites maniobrar para meter a tu boca es un doble NO. Es evidente que vas a parecer hamster que no ha comido en 3 semanas y probablemente cualquiera de tus palabras será acompañada por tres o cuatro pedazos de arroz.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas