Los efectos de disminuir tu consumo de carbohidratos

Le pedimos a Christina Lima, especialista en nutrición y amante de la salud, que nos hablara de los efectos que tendrás al dejar de comer carbohidratos. Toma nota.
Le pedimos a Christina Lima, especialista en nutrición y amante de la salud, que nos hablara de los efectos que tendrás al dejar de comer carbohidratos. Toma nota.
 Le pedimos a Christina Lima, especialista en nutrición y amante de la salud, que nos hablara de los efectos que tendrás al dejar de comer carbohidratos. Toma nota.

La tendencia de baja en el consumo de carbohidratos va en ascenso. El pan está fuera. La pasta está sobrevalorada y personas que hacen dieta están experimentando qué tan bajo puede ser su consumo de carbohidratos. Ahora, si estás cortando los granos refinados, cereales integrales, o carbohidratos en general, los efectos pueden variar ampliamente.

1. La pérdida inicial de peso se debe a la pérdida de agua

Al reducir el consumo de carbohidratos, lo primero que se nota es la rapidez, incluso mágicamente, con que el peso se desvanece. Los carbohidratos se almacenan en el cuerpo en forma de glucógeno. Al seguir un plan bajo en carbohidratos, las reservas se acaban rápidamente.

Cada gramo de glucógeno se almacena con tres gramos de agua. Así que tan pronto como se cortan los carbohidratos de tu dieta y tu cuerpo empieza a utilizar las reservas de glucógeno, perderás una buena cantidad de peso, no por grasa, sino por agua.

2. Te da la gripe "baja en carbos"

Los carbohidratos son la principal fuente de la energía del cerebro.

Cuando una persona los reduce, el cerebro realiza su trabajo de forma forzada, sobre todo porque las reservas de glucógeno van a bajar y se agotan. Finalmente, una vez que todo el glucógeno se ha ido, el cuerpo descompone la grasa y quedan escasos fragmentos llamados cetonas. El resultado: el mal aliento, boca seca, cansancio, debilidad, mareos, insomnio, náuseas y confusión mental. Básicamente, sientes que tienes gripe. Con el tiempo, tu cuerpo se adapta a la ejecución de cetonas, Eso sí, siguen siendo la fuente de combustible preferida de tu cuerpo.

3. Tus antojos desaparecen

Los carbohidratos refinados son conocidos por alterar los niveles de azúcar en la sangre y ponerlos a tope. En investigaciones recientes se sugiere que el viaje en montaña rusa activa que los carbohidratos ocasionan crean centros de adicción en el cerebro, lo que lleva a los antojos posteriores. La opción es consumir cereales integrales ricos en fibra para mantener los niveles de azúcar estables y evitar los antojos.

4. Tu riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes puede subir o bajar

El tipo de granos que eliminas de tu dieta puede hacer una gran diferencia. Un estudio encontró que los carbohidratos refinados aumentan los niveles en el cuerpo de un ácido graso, llamado ácido palmitoléico. Esto eleva el riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2.

Mientras tanto, según la Asociación Americana del Corazón, los cereales integrales pueden mejorar los niveles de colesterol en la sangre y un menor riesgo de enfermedades del corazón, derrames cerebrales, obesidad y diabetes tipo 2. La elección es clara.

5. Tus niveles de energía disminuyen

Los carbohidratos constituyen una exclenete fuente de energía para todas las células. Los glóbulos rojos, el cerebro y otros tejidos dependen sobre todo de la glucosa. Los granos enteros son una excelente fuente de hierro, magnesio y vitamina B, que son vitales para mantener los niveles de energía. Por esta razón nos cansamos, irritamos y debilitamos cuando no comemos durante un periodo de tiempo prolongado.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas