La historia de amor
de Maria Laura y Ricardo Salinas Pliego
Érika Roa
Lunes 10 de noviembre de 2008 a las 06:00
La pareja lleva casada siete años de casados y están felices por la próxima llegada de sus mellizos.

 

 
María Laura Medina y Ricardo Salinas Pliego
La pareja se conoció en el 2000, se casaron en octubre de 2001 y su primer hijo, Ricardo II nació en el 2003. Hoy, esperan felices la llegada de sus mellizos. (Foto: Archivo Quién)

María Laura Medina, ex directora de Ventas Nacionales de TV Azteca, es una mujer atractiva y muy inteligente que estudió en la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) y llegó a la ciudad de México en 1994. Una vez en la capital, entró a trabajar a la televisora, recomendada por su amiga Alejandra Ibargüengoitia, también tapatía, quien trabajaba ahí.

En esa época, la mayoría de los empleados veían muy poco al entonces director de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego, quien sin embargo asistía ocasionalmente a las acostumbradas convenciones que organizaba el área comercial.

Al parecer, en una de esas reuniones realizada en Morelos, los actuales esposos se conocieron. Ya divorciado de Ninfa Sada, Ricardo decidió unir su vida a esta atractiva chica el 25 de octubre de 2001, mediante una boda secreta realizada en Guadalajara. Semanas más tarde decidieron realizar una ceremonia de acción de gracias en Cuernavaca, a la que asistieron los amigos y familiares de la pareja, entre los invitaron destacaron: Carlos Slim Domit, Roberto Madrazo, Labastida Ochoa, el ex secretario particular de Ernesto Zedillo, Sergio Sarmiento, José Ramón Fernández, Ricardo Rocha, Margarita Gralia, Leonardo García, y la gran sorpresa fue la llegada de Emilio Azcárraga Jean, presidente de Grupo Televisa.

 

María Laura Salinas Pliego
El 18 de octubre de 2003 nació el primogénito de la pareja, Ricardo. (Foto: Archivo Quién)

El 18 de octubre de 2003 nació el primogénito de la pareja, Ricardo. La señora de Salinas quedó embarazada de su segundo hijo en octubre de 2007. Tenía 37 años. Su esposo 52. Y la palabra “feliz” les quedaba chica con la buena nueva. Más tarde Quién dio la noticia (7 de diciembre). En aquella ocasión, María Laura nos dijo: “El que viene en camino es un bebé muy buscado y deseado [...] Su papá y su hermanito lo recibirán con el entusiasmo de enseñarle cómo transitar por la vida”.  

Poco antes de que finalizara el año María Laura se derrumbó: perdió al bebé. El dolor se extendió a cada una de las personas que habían sido testigos del amor con el que esperaba al nuevo integrante de los Salinas Medina. Miles de sueños se quedaron ahí. Ropita, juguetes y posibles nombres nunca llegaron a su destinatario. “Ha sido la experiencia más dura de mi vida. Sólo una mujer que haya perdido un hijo como yo lo perdí podrá entender cómo me sentía. Fue muy fuerte para toda la familia, pero creo que lo más difícil fue tener que explicárselo a mi hijo porque él estaba sumamente ilusionado con su hermanito”.

El verano pasado María Laura y Ricardo fueron de vacaciones a Europa, donde permanecieron alrededor de dos meses. En Italia, ella empezó a presentir que estaba embarazada. Se realizó una prueba casera y el resultado fue positivo. Esta vez se manejó con absoluta discreción antes de dar la noticia. Llamó a su médico en México para comentarle lo que le sucedía. Éste le pidió que se hiciera unos estudios más completos. Confirmó la noticia: estaba embarazada y el ultrasonido indicaba que no era un bebé el que venía en camino, sino dos. Ricardo y ella se desbordaron con la noticia. 

A diferencia del embarazo anterior, María Laura regresó a México y no le dijo nada a nadie; ni a su familia, sus amigas, ni al propio Ricardito.  A pesar de que ya tiene cinco meses de embarazo, María Laura no quiere saber el sexo de sus mellizos pues prefiere que sea sorpresa. Tampoco ha pensado en nombres. “Hasta no verles la carita no sabré como qué inspiran”, dice con sentido del humor. En lo que sí está trabajando es en la remodelación del cuarto que ocuparán sus bebés.