El eclipse solar en Escorpión,
¿cómo afecta astrológicamente?
Oscar Soto @O_Soto
Martes 13 de noviembre de 2012 a las 15:00
Aunque no se verá desde México, lo cierto es que producirá muchos cambios. El eclipse ocurrió el 13 de noviembre y sus efectos duran meses.

Eclipse solar en escorpión
Así se ve un eclipse solar. (Foto: Especial)
Según los astrólogos, el eclipse solar representa un ojo que se cierra y abre hacia una nueva conciencia personal. Desde tiempos antiguos, representaba para los sabios el fin de una era, cambios intensos.

Este eclipse se produce en el signo del Escorpión, tradicionalmente temido por ser un signo gobernado por Marte (dios de la guerra) y desencadenar cambios súbitos y radicales.

En lo social, anuncia levantamientos, importantes cambios políticos, desastres naturales por agua, muertes de personajes importantes (reyes, artistas, políticos) y en general de gente mayor; crisis sobre ganados, cosechas y aguas (plagas y escándalos como el que sucedió con las vacas locas), crisis financiera, guerras, aparición de una figura de un hombre radical que sembrara terror a nivel mundial, un enemigo de la humanidad (terroristas-atentados).

En lo personal, habla de crisis laboral, cambios en la manera de ganarse la vida, materialización de cambios que aún no aterrizaban, deudas por cobrar y por pagar, compra-venta de terreros, casas, préstamos, infidelidades que salen a la luz, nuevos y excitantes romances, embarazos, bodas, escándalos sexuales, nuevos ricos y nuevos pobres (loterías) muertes, enfermedades, particularmente cánceres, interés intenso por la magia y lo esotérico.

Este eclipse hace énfasis en que algo inesperado (luna) se interpondrá entre cada uno de nosotros (tierra) y su objetivo consciente (el sol), para dar lugar a un juicio energético que favorecerá a los justos y desfavorecerá a los injustos y a todos aquellos que no hayan sabido valorar su trabajo, su pareja, sus finanzas, sus hijos…

Como el eclipse se da junto al planeta Saturno, sentiremos que somos capaces de ser más fuertes, aterrizados, estructurados y formales en nuestros asuntos en adelante, el pasado se deja atrás obligatoriamente para dar paso a un nuevo ciclo.