Diez cosas sobre Bill Cunningham que no sabías

Este fin falleció el afamado fotógrafo del New York Times, conocido por iniciar el frenesí sobre la moda callejera. Anna Wintour llegó a decir: "Todos nos vestimos para Bill".
Este fin falleció el afamado fotógrafo del New York Times, conocido por iniciar el frenesí sobre la moda callejera. Anna Wintour llegó a decir: "Todos nos vestimos para Bill".
 Este fin falleció el afamado fotógrafo del New York Times, conocido por iniciar el frenesí sobre la moda callejera. Anna Wintour llegó a decir: "Todos nos vestimos para Bill".
Desde muy joven, Bill siempre fue amante de la fotografía
 Desde muy joven, Bill siempre fue amante de la fotografía  (Foto: Getty Images)

1) Fue nombrado un hito viviente

Era difícil no reconocer a este fotógrafo que se trasladaba en bicicleta por Nueva York en pantalones caqui, chaqueta de mezclilla y zapatos negros, acompañado por una cámara de 35 milímetros colgada al cuello. Su identificable figura llevó a la institución New York Landmarks Conservancy a nombrarlo un hito viviente en 2009. Ese mismo año, la revista The New Yorker denominó a sus columnas "On The Street" e "Evening Hours" como anuarios extraoficiales de Nueva York. Tan sólo un año antes (2008), el gobierno francés le otorgó el galardón de la Legión de Honor.

2) Trabajó 40 años para The New York Times

Inició su carrera como fotógrafo externo para The Daily News y el The Chicago Tribune. A los finales de los setenta se unió al legendario The New York Times. Pero, al contrario de lo que mucha gente esperaría, el punto decisivo fue el seguro médico. Ante las constantes ofertas de sus editores, solía decir: "Una vez que le perteneces a la gente, pueden decirte qué hacer. Así que no dejes que lo hagan". Pero en 1994 lo atropelló un camión mientras iba en su bicicleta, así que cedió ante el gigante de los periódicos.


Su trabajo siempre fue impecable. Aqui Vogue 1971 (izquierda) y 1972 (derecha)
 Su trabajo siempre fue impecable. Aqui Vogue 1971 (izquierda) y 1972 (derecha)  (Foto: Getty Images)

3) Renuente a la fama

Bill Cunningham se convirtió en el sujeto de muchas obras editoriales, pero no le encantaba la idea de ser el centro de atención. En 2010, se estrenó el documental "Bill Cunningham New York" en el Museo de Arte Moderno de la ciudad con comentarios positivos. Aún así, al fotógrafo le fastidió la publicidad que éste generó porque llegó a sentirse invadido. Bill aseguró que nunca vio el film. Harold Koda, curador del Costume Institute del Met, le propuso desarrollar una retrospectiva acerca de sus fotografías en el museo, pero el fotógrafo lo rechazó. Michele McNally, directora de fotografía del Times, recordó: "Aunque sus talentos eran bien conocidos, prefería permanecer en el anonimato, algo inalcanzable para semejante superestrella".

4) Desayunaba con tres dólares

Desayunaba casi diario en Stage Star Deli, un restaurante ubicado en West 55 de la ciudad de Nueva York. Cualquiera que pasara por ahí, podía verlo disfrutar de una taza de café, una salchicha, huevos y queso, por lo que pagaba tres dólares.


Bill antes del desfile de Chanel en París.
 Bill antes del desfile de Chanel en París.  (Foto: Getty Images)

5) El némesis de Mr. Scrooge

En esta sociedad consumista, pocos se atreverían a trabajar sólo por amor al arte y olvidarse del dinero. Cuando le llegaron a preguntar que por qué destruía cheques que le mandaban de revistas como Details, el fotógrafo contestaba: "El dinero es lo más barato. La libertad y la autonomía son lo más caro".

6) Tuvo una historia complicada con el WWD

El periódico Women's Wear Daily es una de las fuentes más leídas y confiables en la industria de la moda. Para ganar dinero extra, el fotógrafo colaboró en los años setenta con esta reconocida publicación, hasta que tuvo diferencias con su editor John Fairchild, fundador de la revista W. Resulta que Bill evaluó a André Courrèges como un mejor diseñador que Yves Saint Laurent, "John rechazó mi texto", recordó, "Dijo, 'No, no, debe ser Saint laurent'. Ahí se acabó todo para mí". La historia se publicó con los comentarios del editor, lo que llevó a Bill a renunciar.


Fue amigo de grandes personalidades, como Anna Dello Russo, y Andrea Leon Taley
 Fue amigo de grandes personalidades, como Anna Dello Russo, y Andrea Leon Taley  (Foto: Getty Images)

7) Ayudó a fundar Details

En 1982, Annie Flanders fundó la revista Details y poco después, la publicación se dio a conocer como la biblia de downtown, aseguró la revista New York Magazine. En la primera edición, Annie le confió seis páginas a Bill y pronto le otorgó alrededor de cien páginas. Durante esta época, fue el primero en escribir sobre Azzedine Alaïa y Jean Paul Gaultier. Se dio a conocer por sus opiniones cándidas como la vez que acusó a Giorgio Armani y a Isaac Mizrahi de copiar a otros diseñadores. 8)La moda como un reflejo de nuestra época

En un artículo que escribó para el New York Times en 2002 aseguró: “Hoy, la moda es tan vital e interesante como lo ha sido siempre. Sé a qué se refieren las personas con una actitud más formal cuando dicen que se sienten horrorizados por lo que ven en las calles, pero la moda está haciendo su trabajo. Está reflejando exactamente nuestra época”. Y siempre mantuvo esta postura. Cuando la revista The New Yorker celebró sus columnas, aseguró que eran "una crónica exuberante, a veces bochornosa en retrospectiva, de la forma en que nos vestíamos”.

9) De Harvard a los sombreros

Puede que sea el dato más sorprendente del fotógrafo. Nació en Boston en 1929 y fue el segundo de cuatro hijos en una familia irlandesa-católica. Recibió una beca para Harvard, pero sólo duró dos meses en esta institución: “Pensaban que era un iletrado. No tenía esperanza ahí. Yo era una persona visual”. Por lo que se mudó a Nueva York con su tío Tom Harrington, quien trabajaba en una agencia de publicidad. “Mi familia pensó que podrían adoctrinarme en ese negocio, que vivir con mi tío haría que me olvidara de lo demás. Pero no funcionó. Siempre había estado interesado en la moda”.

Desde que vivía en Boston le nació un interés por hacer sombreros. Cuentan que le regaló a su madre una de sus piezas para que la llevara a la Feria Mundial de Nueva York, pero jamás logró que se lo pusiera. Ya en Nueva York continuó con esta pasión, pero no le caía nada bien con su tío, quien terminó por darle un ultimátum: "Deja de hacer sombreros o sal de mi departamento”, por lo que Bill se decidió abandonar esa casa.

10) Vida modesta

Hasta hace seis años, el fotógrafo vivió arriba del Carnegie Hall, dormía en una cama individual y compartía baño.


Aquí Zac Posen, y Dita Von Teese, en la gala del MET 2014.
 Aquí Zac Posen, y Dita Von Teese, en la gala del MET 2014.  (Foto: Getty Images)

*Esta información fue recopilada del obituario que escribió Jacob Bernstein en The New York Times.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas