Cura las quemaduras del sol

Para que no te quemes la piel y regreses roja de tus vacaciones, toma precauciones y aprende a cuidarte del sol.
Para que no te quemes la piel y regreses roja de tus vacaciones, toma precauciones y aprende a cuidarte del sol.
 Para que no te quemes la piel y regreses roja de tus vacaciones, toma precauciones y aprende a cuidarte del sol.

Tenemos que admitirlo, a todos nos ha pasado: hemos tenido una quemadura de sol de esas que duelen horrores y en donde se nos cae la piel a cachitos. Sí, es horrible. Son varios días de terrible sufrimiento pues hay mucho dolor, hinchazón y picazón. Lo que tenemos que tomar en cuenta son varios factores para que no suframos estas quemaduras en nuestras vacaciones y para saber cómo curarlas.

¿Qué es lo que realmente pasa cuando exponemos la piel al sol? Primero, es importante mencionar que el sol irradia tres tipos de luz ultravioleta: la luz UVA, UVB y UVC. Los rayos UVA y UVB son los dañinos y los que afectan nuestra piel, pues hay veces que no sólo afectan la primera capa de la epidermis, pero llegan a penetrar las capas más profundas. Lo que pasa con el sol es que una vez que estamos mucho tiempo expuestos y no estamos protegidos, la piel literalmente se quema, causando que la piel se torne roja y arda. Es importante mencionar que hay distintos tipos de quemaduras en la piel. Cuando la piel se pone roja y arde, es una quemadura de primer grado. Cuando a la piel le salen ámpulas, tienes una quemadura de segundo grado. Muchas veces la quemadura no es visible a primera instancia. La brisa de la playa, y el estar entrando y saliendo del mar o de la alberca, podrían esconder por algunas horas las quemaduras. La mayoría de las veces, una vez que se va el sol es cuando empiezas a notar que tienes una quemadura.


Las quemaduras de primer grado se caracterizan por la piel muy roja cuando estás muy expuesta al sol.
 Las quemaduras de primer grado se caracterizan por la piel muy roja cuando estás muy expuesta al sol.  (Foto: Getty Images)

¿De qué depende el tipo de quemadura que tengas? Es importante recalcar que cualquier tipo de bronceado es una quemadura en la piel. Sí, a todas nos encanta estar bronceadas y llegar con un color increíble a la ciudad después de unas semanas en la playa, pero influyen muchas cosas para saber el tipo de quemadura que tengas. Lo primero que debes de tomar en cuenta es el tipo de piel que tienes; mientras más blanca seas, más cuidado debes tener con el sol, pues más severa puede ser tu quemadura. También debes tomar en cuenta la intensidad del sol. Recuerda que el sol es más potente entre las 10:00 am y las 4:00 pm., así que toma precauciones y usa protector solar. También considera el tiempo que estés expuesta al sol y sigue aplicando bloqueador cada dos horas.

Ahora, es importante que tomes en cuenta que aunque no te salgan ámpulas o la piel no se ponga roja, existen riesgos y daños a tu piel a la larga. Conforme pasa el tiempo, puedes desarrollar distintas enfermedades que dañan permanentemente la piel y la salud. Algunas de ellas son: desarrollar alergias al sol, manchas cancerígenas, cáncer en la piel (incluyendo melanoma dañino), problemas en los ojos como cataratas y envejecimiento de la piel, manchas en la piel y arrugas. Por eso es tan importante cuidarnos del sol, no sólo en la playa pero todos los días.


Es importante cuidarnos del sol para no sufrir enfermedades a la larga.
 Es importante cuidarnos del sol para no sufrir enfermedades a la larga.  (Foto: Getty Images)

Una vez que estás quemada, realmente no puedes curar la quemadura, pero si hay muchas cosas que puedes hacer para aliviar la picazón, el ardor y el dolor. A continuación te presentamos varias opciones, algunos remedios caseros y geles que puedes usar para aliviarte en esos momentos: 1. Sal del sol: Una vez que notes que tienes una quemadura, aléjate del sol lo antes posible. Encuentra una sombra y quédate ahí o entra a un cuarto con ventilador o aire acondicionado para descansar. 2. Compresas de agua fría: Una de las cosas más fáciles y rápidas que puedes hacer es aplicar compresas de agua fría. Puedes también agregar hielo a las compresas. Toma un paño con agua fría y ponla sobre la quemadura. Aplícalas varias veces durante el día para aliviar el dolor. También puedes tomar un baño con agua fría para aliviar el dolor. Recuerda no meterte a agua caliente; esto hará que te duela la piel y la quemadura tarde más en sanar. 3. Leche: Ésta es una receta casera muy buena. Toma leche (cualquiera que encuentres) y mézclala con agua. Agrégale también algunos cubos de hielo y haz una compresa. Igual que las compresas de agua fría, pásala por la piel quemada de 15 a 20 minutos y repite el proceso cada dos a cuatro horas. *El yogurt también es una excelente opción. Puedes aplicarlo en los lugares que tengas quemados. Deja que se seque y luego quítalo en la regadera con agua fría. Ayudará a aliviar el ardor y el dolor. 4. Té: El té tiene ácido tánico, un ácido que ayuda a aliviar el dolor. Toma varias bolsas de té y mételas en agua fría. Aplícalas en las áreas quemadas para eliminar el dolor y el ardor. Es una excelente opción si te quemaste la cara. 5. Aloe Vera: El aloe vera es famoso por ayudar con quemaduras. Es un producto que puedes encontrar en crema o en gel en cualquier farmacia o supermercado. Fíjate que no contenga alcohol, pues el alcohol aumentará el ardor en la quemadura. Aplica el gel o la crema sobre el área quemada y deja que se seque. Puedes usarlo cuantas veces sientas que sea necesaria. Además, es antibacterial, lo que ayudará a que ningún área de tu cuerpo se infecte después de la quemadura.


El aloe vera es un excelente remedio para el ardor y el dolor de las quemaduras de sol.
 El aloe vera es un excelente remedio para el ardor y el dolor de las quemaduras de sol.  (Foto: Especial vitadelia.com)

Recuerda usar crema después de tomarte un baño. Es importante también que bebas mucha agua para mantenerte hidratado, pues después de estar expuesto al sol puedes sufrir de deshidratación. Algunos de los síntomas de la deshidratación son fatiga, náusea, mareo, dolor de cabeza y mucho sueño. Es importante que cuando tienes una quemadura muy potente, no uses jabones que tengan muchos químicos. Trata de conseguir jabón natural pues los jabones pueden irritar aún más tu piel. Duerme mucho para que tu cuerpo se recupere y no te sientas mal, y también come apropiadamente. Si notas que salen ámpulas, no las truenes. Consulta a tu médico. También consúltalo si tienes síntomas de deshidratación. Recuerda usar protector solar todo el tiempo y cuida tu piel lo más posible. Aunque al principio parezca que no tienes una quemadura muy fuerte, recuerda que existen daños a la larga para tu salud.

La información que se publica en Quien.com está basada en datos e información reales y no están relacionados con instituciones de salubridad o médicas. Visita a tu médico con regularidad, si existen dudas o necesitas más información sobre el tema.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas