Las tendencias del cuarto día
de Mercedes Benz Fashion Week
Ana Paulina Valencia @TipoPauYAsi
Viernes 16 de noviembre de 2012 a las 12:00
JI+B trajo la influencia oriental, Trista lo original y Alejandro Carlín lo sofisticado a la cuarta tarde de la semana de la moda de la Ciudad de México.

JI+B
La pasarela de JI+B tuvo una decidida influencia oriental. (Foto: Aydée Cuevas)

 

Las tendencias continuaron este jueves durante la cuarta tarde de Mercedes Benz Fashion Week, con los desfiles de Centro, Alejandra Quesada, Dare y Calvin Klein Underwear, seguidos  por la pasarela de JI+B, la de Trista y la de Alejandro Carlín.

 

La colección de JI+B, Jesús Ibarra y Bertholdo, tuvo una influencia decididamente oriental combinada con detalles muy mexicanos, pero conservando formas y cortes contemporáneos en la mayor parte de las prendas.

 

Los colores neutrales se combinaban con rosas, magentas, verdes y amarillos, en una paleta indudablemente primaveral y con estampados inspirados en la naturaleza.

 

TRISTA
Lo más importante de los diseños de Trista fue la caída perfecta de cada prenda. (Foto: Aydée Cuevas)



Llamó la atención en el siguiente desfile, de Trista, la marca de Giovanni Estrada y José Alfredo Silva, que la estructura de las prendas demandaba una caída perfecta en cada ocasión, y la confección impecable permitió que las piezas se acomodaran de forma limpia y sin esfuerzo aparente.

 

Las prendas fueron casi monocromáticas, haciendo el azul apariciones ocasionales en un –nada desagradable– mar de blanco, negro y gris. Los cortes eran fluidos a pesar de que las telas no eran necesariamente ligeras, y sin duda la tendencia marinera imperó en el show. 

 

ALEJANDRO
Alejandro Carlín expuso opciones para la mujer más sofisticada. (Foto: Aydée Cuevas)



El diseñador Alejandro Carlín decidió no dejar atrás el glamour que caracteriza a su línea homónima, y deleitó a los asistentes con un desfile que fue el cierre perfecto para una noche de estilo absoluto.

 

Predominó el color blanco, con acentos ocasionales en amarillo, rojo y naranja que no permitieron que la colección, por sí misma etérea, pasara desapercibida ni por un segundo. Los cortes eran eminentemente sofisticados, pero la elegancia de las prendas no le resto sex-appeal a las impresionantes espaldas bajas o a los inesperados toques de encaje. 

 

Esta colección sin duda a sido de nuestras favoritas de la temporada.