¿Cuál es la diferencia entre un corte de pelo de $500 y uno de $1,000?

Revelamos las diferencias que existen entre un corte económico y uno costoso.
Revelamos las diferencias que existen entre un corte económico y uno costoso.
 Revelamos las diferencias que existen entre un corte económico y uno costoso.

Si las famosas gastan miles de dólares en tratamientos para que su piel luzca radiante y llena de vida, imagina lo que son capaces de desembolsar para tener una melena manejable, sedosa y brillante… Por ejemplo, Jennifer Aniston le paga a su estilista Chris McMillan $600 dólares por un corte de cabello, o se dice que cuando Rihanna llevaba el pelo en un corte pixie requería de un corte semanal para mantenerlo, por el que tenía que pagar $2,000 dólares cada semana.

Tal vez esas cifras son inconcebibles para los que no vivimos de nuestro aspecto, pero seguramente alguna vez te has enfrentado a la difícil decisión de tener que elegir entre un corte de pelo promedio en un salón de belleza modesto, o uno a mano de un estilista que promete hacer maravillas con tu pelo por el doble de dinero. Pero, ¿cuál es la verdadera diferencia?.

La principal diferencia radica tres cosas principalmente: en la calidad de los productos que te serán aplicados, el expertise del peluquero, la popularidad y demanda del lugar, y la experiencia en general.


-
 -  (Foto: Instagram)

Supongamos que acudes al salón de belleza económico, si hiciste cita tal vez tengas que esperar un par de minutos mientras terminan con el cliente anterior, pasarás con tu estilista, le dirás lo que quieres y probablemente te aconsejará si te va bien o si recomienda hacerte otro tipo de estilo. Finalmente podría lavarte el pelo, secarlo y listo, tendrás un nuevo corte de pelo.

Mientras tanto los estilistas de un salón de belleza costoso suelen tener los conocimientos suficientes para analizar tu tipo de pelo, tu estructura ósea, y todos esos rasgos que podrían llegar a influir en decisión, para así poder crear un look que te favorezca. Además de instalaciones lujosas, la experiencia podría incluir desde cosas tan básicas como una taza de café o la aplicación de un tratamiento hidratante, hasta cualquier forma de satisfacer las necesidades de la clienta como alimentos preparados por un chef, cuidador de mascotas, masajes, y un sin fin de cosas más que, si bien no tienen nada que ver con el pelo, dejarán al cliente con una gran sonrisa.

Al final, lo que realmente importa —en esencia— es el corte de pelo, y mientras te sientas satisfecha con el resultado, todo lo demás será un extra que tu decidirás si quieres pagar o no.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas