La razón por la que prohibieron a Amber y Cara la entrada a un club

La ex esposa de Johnny Depp, acompañada por sus amigas Cara Delevingne y Margot Robbie, no pudo entrar a la sala SophistiCats por no querer pagar la entrada.
La ex esposa de Johnny Depp, acompañada por sus amigas Cara Delevingne y Margot Robbie, no pudo entrar a la sala SophistiCats por no querer pagar la entrada.
 La ex esposa de Johnny Depp, acompañada por sus amigas Cara Delevingne y Margot Robbie, no pudo entrar a la sala SophistiCats por no querer pagar la entrada.

Después de que el proceso de divorcio de Johnny Depp y Amber Heard llegara a su fin tras una larga batalla legal, la actriz quiso celebrar la buena noticia el pasado viernes acudiendo a un lugar de actuaciones eróticas de Londres con sus amigas Cara Delevingne y Margot Robbie. Sin embargo, los clientes del club se quedaron muy sorprendidos cuando a las actrices les negaron la entrada por, según se ha sabido ahora, comportarse de forma maleducada con el equipo de seguridad y negarse a pagar la entrada. "Damos la bienvenida a todo el mundo siempre y cuando sean respetuosos, pero Cara y sus amigas no se estaban comportando como esperamos que lo hagan los clientes que acuden a la sala. Por desgracia, el club estaba lleno y había una pequeña fila afuera, pero Cara no paraba de insistir en que teníamos que dejarlas pasar de inmediato y sin tener que pagar las 20 libras que cuesta la entrada", reveló el dueño del local, Simon Langer, al periódico Daily Online. La modelo británica habría intentado convencer al personal de seguridad del exclusivo local -situado en el barrio de Marylebone- de que sus amigas y ellas eran demasiado famosas para hacer fila.

"Cara seguía diciéndole al personal de la sala: '¿No saben quién soy? Soy Cara Delevingne. ¡Soy Cara y esta es mi amiga Amber, que acaba de divorciarse!'. Siguió repitiéndoles lo famosa que era, pero estamos más que acostumbrados a eso. Después añadió: 'Déjenos pasar. Solo queremos ver a unas chicas, bailar y pasar un buen rato'", añadió el dueño. Las celebridades acudieron al club acompañadas por un grupo de quince personas, razón por la cual el personal de SophistiCats les puso como condición para conseguir una mesa en el local que compraran una botella de champán, pero Cara se negó. "Cara no entraba en razón y seguía mirando a sus amigas asombrada. Se estaba enfadando, pero no había nada que pudiéramos hacer al respecto. Al final les dijimos que se fueran porque no querían pagar y ella no paraba de decir palabrotas y manotear", aseguró Lange.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas