Aprende a alimentarte bien

Es importante leer las etiquetas de los productos que consumimos, para saber qué comemos.
Es importante leer las etiquetas de los productos que consumimos, para saber qué comemos.
 Es importante leer las etiquetas de los productos que consumimos, para saber qué comemos.

La constante movilidad en la que vive la mujer moderna exige encontrar nuevas opciones para comer de forma saludable, pues producto del acelerado ritmo de trabajo, los compromisos en el hogar y las actividades extras, es complejo llevar a cabo un buen desarrollo nutricional.

A lo anterior, debemos sumar que cuando consumimos un producto casi nunca tomamos en cuenta sus etiquetas, las cuales son importantes porque además de conocer los ingredientes que integran cada producto, nos permiten saber lo que cada uno aporta a nuestro organismo. Es una prioridad saber qué estamos comiendo.

La importancia de estos descriptores se centra en conocer desde su fecha de caducidad, en algunos casos la de su elaboración, hasta cuántos nutrientes, grasas, kilocalorías o aporte energético, entre otros, estamos consumiendo por porciones. Si nos saltamos este paso, estaríamos propiciando la aparición de algún problema de salud. Sin embargo, el practicar este hábito colaborará con el mantenimiento de un peso saludable.


-
 -

Uno de los errores más comunes al omitir la lectura de las etiquetas, es el generar una combinación entre alimentos que no es la más adecuada para el organismo, pues se consumen calorías y/o azúcares de más.

¿Qué ver en una etiqueta?

La forma de conservación. Es fundamental para saber si debe permanecer en el refrigerador al abrirse o deben conservarse a determinada temperatura para mantenerlos en buen estado.

La fibra. Nos indica el índice glucémico del alimento, es decir, cuánto tarda en digerirse y en elevar la glucosa en el cuerpo. Consumir alrededor de 30 gramos de fibra al día es el ideal, por eso, un alimento debe contener aproximadamente 10 gramos de fibra por cada 100 gramos de producto.

El sodio. Es preferible elegir aquellos productos que aporten menos de 200 mg de sodio por cada 100 gramos de alimento. Esto ayudará a personas que presenten problemas cardiovasculares o hipertensión.

El calcio.El organismo necesita este nutriente para mantener un buen funcionamiento neuromuscular, así como la salud de huesos y dientes. Un producto con más de 100 mg de calcio por cada 100 gramos es considerado fuente de calcio.

Las grasas. Es importante revisar los gramos de grasas por cada 100 gramos de alimento, siendo recomendable que el producto no supere el 30%.

Los hidratos de carbono. En algunas etiquetas vienen señalados por cada 100 gramos y, en otros casos, los detallan por el total. Los hidratos son azúcares, lo aconsejable es que los productos no contengan más de un 10% de estos.


-
 -

La mayoría de los productos que consumimos a diario cuentan con la información suficiente para poder identificarlos plenamente, así la descripción te ayudará a saber la forma adecuada de consumirlo. Aunque pueda resultar complicado darte un tiempo para mantener un balance en tu alimentación, busca un espacio y acude con un especialista para que te arme un plan alimenticio que complemente y equilibre cada tiempo (desayuno, comida y cena) a fin de proveer a tu cuerpo de lo que necesita.

Las etiquetas son útiles a la hora de elegir entre un producto u otro. El objetivo es garantizar el derecho a la información de quien las consume, ayudándolo a encontrar alimentos saludables y mejorar las cualidades nutritivas de los productos. Ya lo sabes, empezar a cuidarse no es cuestión de planteárselo, sino de saber elegir los alimentos que más ayudan a nuestro organismo. Fíjate bien en su contenido para llevar una adecuada alimentación y gozar de una excelente salud.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas