¿Qué es mejor, hacer ejercicio de día o de noche?

Cuando se trata de ir al gimnasio, por lo general determinamos el horario dependiendo de qué tan cansados o qué tanto trabajo tengamos. Te contamos lo bueno y lo malo de los diferentes horarios.
Cuando se trata de ir al gimnasio, por lo general determinamos el horario dependiendo de qué tan cansados o qué tanto trabajo tengamos. Te contamos lo bueno y lo malo de los diferentes horarios.
 Cuando se trata de ir al gimnasio, por lo general determinamos el horario dependiendo de qué tan cansados o qué tanto trabajo tengamos. Te contamos lo bueno y lo malo de los diferentes horarios.  (Foto: Especial)

A veces parece que la primera hora de la mañana o la última del día, antes de regresar a casa, es el momento ideal para ejercitarnos. Sin embargo, la constancia es la clave secreta de este trabajo. Si todavía no sabes cuál es la mejor hora para trabajar, aquí te contamos todo. El tiempo del entrenamiento perfecto varia en cada persona, tus objetivos fitness pueden llegar a ser completamente distintos a los de otra persona. Como mencionamos, la constancia es la clave perfecta, y muchas personas no se pueden levantar todos los días temprano, o por la noche ya están demasiado cansados y saben que no podrán llegar al gym o cualquiera que sea el entrenamiento.

Entrenamiento por las mañanas


-
 -  (Foto: Cortesía)

Pros: 1. Te deshaces de eso más temprano Hacer tu rutina por las mañanas minimiza el riesgo de que cuando regreses de la oficina caigas redonda en ese sillón que tanto te gusta y pongas Netflix a morir. El hacerlo por la mañana también reduce las posibilidades de cancelar, ya que apenas empieza tu día y cuando lo dejas para más tarde puedes irte encontrando con cosas que te impidan llegar a la noche.

2. Evitarás encontrar el lugar lleno Okay, muchos prefieren hacer ejercicio por las mañanas, pero siendo realistas, la mayoría de ellos no se despiertan. El que tú llegues temprano al gym te ayudará a encontrar más aparatos en el gimnasio y posiblemente los grupos más vacíos en clases.

3. Mejora el sueño Sí, aunque no lo creas. Levantarte durante todas las mañanas a hacer ejercicio te ayudará a mantenerte mucho más activa durante el día, así cuando la hora de ir a la cama llegué, caerás redondita. No existe nada peor que irse a acostar y tener un insomnio que no se te pasa con nada. Dormir adecuadamente es igual de importante que trabajar en tus rutinas, así que matas dos pájaros de un tiro.

Contras: 1. Parece más difícil No, no sólo te pasa a ti. Los entrenamientos por las mañanas necesitan de mucho más esfuerzos que los de la noche, y esto podría ser la razón de que tu cuerpo tal vez necesita un poco más de sueño. Tus músculos están demasiado rígidos por las mañanas, tus articulaciones están tensas y tu cuerpo está muy frío. Pero nada que un buen calentamiento no pueda resolver. Podrías tomar una clase de yoga por las mañanas, ya que eso te ayudará a tener tu cuerpo relajado y tu mente preparada para todas las aventuras del día que tengas por delante.

Entrenamiento por las noches:


-
 -  (Foto: Especial)

Pros: 1. Mejora la flexibilidad Como tu cuerpo ya estuvo en actividad durante todo el día, es lógico y normal que para la noche consigas mucho más flexibilidad de la que te imaginaste, esto es debido al aumento de tu temperatura corporal. De esta manera lograrás minimizar las lesiones que puedan haber en tu cuerpo a largo plazo.

2. Das tu máximo esfuerzo Si de esto se trata, hacer ejercicios por la tarde hace que aumentes tu rendimiento físico dando lo máximo. Las sesiones de ejercicio por la tarde o noche aumentarán tu tolerancia al ejercicio intenso.

Contras: 1. Goodbye happy hour Muchas veces después de el trabajo nos reunimos con nuestros amigos, parejas o familiares para cualquier cosa. El lado negativo de hacer ejercicio por las noches, y de ser constantes, es que vas a tener menos tiempo para socializar. Sin embargo, tendrás otros resultados. No olvides que si tenías un tiempo para ti misma y te dabas un largo baño, te pintabas las uñas o demás, puedes seguirlo haciendo a la hora de regresar de entrenar. Eso sí, sólo si te quedan ganas y fuerza. Nosotros creemos que depende de las actividades de cada persona lo que puede definir a qué hora harán ejercicio. ¿Ustedes a qué hora prefieren?

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas