¿Sabes qué para con tu cuerpo cuando haces una dieta extrema?

¿Eres de las que prefieren someterse a dietas extremas cuándo es necesario, en vez de llevar una vida y dieta saludable? Tal vez cambiarás de opinión después de leer esta nota…
¿Eres de las que prefieren someterse a dietas extremas cuándo es necesario, en vez de llevar una vida y dieta saludable? Tal vez cambiarás de opinión después de leer esta nota…
 ¿Eres de las que prefieren someterse a dietas extremas cuándo es necesario, en vez de llevar una vida y dieta saludable? Tal vez cambiarás de opinión después de leer esta nota…

Someterte a dietas extremas, de esas que prometen hacerte bajar muchos kilos en muy poco tiempo, puede ser el as bajo la manga de muchas de nosotras, sobre todo cuando tienes un evento importante y necesitas perder esos kilos a como de lugar.

Tal vez funcionen, y en el exterior veas todo normal, pero los daños internos que pueden causar estos regímenes alimenticios extremos a tu metabolismo, son tantos, que lo pensarás dos veces antes de volver a hacer una dieta así después de conocer los efectos que te presentamos a continuación.

Te deshidratas

Muchas dietas de este tipo tienen un efecto poco duradero ya que lo que hacen es eliminar gran parte del agua en el cuerpo, por lo que definitivamente lucirás más delgada pero en cuánto recuperes la cantidad necesaria de líquido vital, volverás a la normalidad.

Puedes padecer desnutrición

Tenemos una obsesión tan grande por anular las de nuestra dieta calorías, que olvidamos que son la principal fuente de las vitaminas que nuestro cuerpo necesita. Privarlo de estas sustancias tan necesarias, sólo nos llevará a un estado grave de desnutrición.

Tu metabolismo se hace lento

Al verse afectados los músculos de tu cuerpo, el metabolismo comienza a trabajar más lentamente hasta llegar al punto en que prácticamente deja de quemar calorías, por lo que dejarás de notar resultados. Como mecanismo de protección, tu cuerpo comenzará a almacenar mayor cantidad de calorías, por lo que sentirás la necesidad de consumirlas.

Tu cerebro se ve afectado

Te sentirás cansada, estrellada y de mal humor, ya que no estarás obteniendo los nutrientes necesarios para el funcionamiento correcto de ésta y otras partes vitales de tu organismo.

El azúcar de tu sangre se descompensa

Esto depende mucho de la dieta que estés llevando, pero la mayoría de ellas no le proporcionan a tu cuerpo suficientes carbohidratos, grasas, fibra y proteínas, sustancias que el azúcar y la insulina del cuerpo necesitan para mantener sus niveles correctos.

Tus músculos colapsan

Cuando pierdes peso rápidamente, pierdes tres veces más músculo que si lo estuvieras haciendo lenta y cuidadosamente; además la falta de calorías puede asociarse con arritmias en el corazón e incluso la muerte.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas