Selena Gomez cambió su infancia por la fama, ¿se arrepiente?

La cantante nunca se queja de no haber podido disfrutar de una "infancia normal" porque fue su decisión dedicarse a la industria del entretenimiento.
La cantante nunca se queja de no haber podido disfrutar de una "infancia normal" porque fue su decisión dedicarse a la industria del entretenimiento.
 La cantante nunca se queja de no haber podido disfrutar de una "infancia normal" porque fue su decisión dedicarse a la industria del entretenimiento.

A diferencia de otras estrellas juveniles, la cantante Selena Gomez nunca se queja de lo duro que le resultó crecer en la industria del entretenimiento porque es consciente de que fue ella quien decidió renunciar a parte de su vida privada a cambio de hacer realidad sus sueños. "No tuve la oportunidad de decidir quién era sin tener a la gente juzgándome constantemente. Yo elegí esto. Así que no voy a sentarme aquí a lamentarme diciendo: 'Dios mío, pobrecita de mí, no tuve una infancia normal'. Me importa una mi**da todo eso", asegura la joven en una entrevista a la revista GQ.


Selena conoció la fama a los siete años tras su participación en la serie infantil Barney & Friends.
 Selena conoció la fama a los siete años tras su participación en la serie infantil Barney & Friends.  (Foto: Instagram)

Aunque ahora mismo Selena utiliza de forma activa las redes sociales, que aprovecha además para desmentir los rumores más alocados sobre su vida, en unos años tiene planeado renunciar a ellas. "Ahora mismo utilizo las redes sociales como cualquier persona de mi edad y además, siendo sincera, si todo el mundo va a opinar sobre mí, entonces yo también quiero dar mi p**a opinión. Sinceramente tuve que hacerlo [unirme a Twitter e Instagram] porque nunca imaginé que mi vida fuera a estar tan expuesta. Pero, ¿voy a permitir que eso me destruya o que me haga más fuerte? Tengo que tomar esa decisión cada día. Pero en unos años renunciaré a todo eso", explicaba recientemente Selena a la revista W.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas