Refleja tu estilo con el color de tu maleta

Cambia tu tensión cotidiana por un viaje de improviso y utiliza tu equipaje como un escaparate de tu personalidad.
Cambia tu tensión cotidiana por un viaje de improviso y utiliza tu equipaje como un escaparate de tu personalidad.
 Cambia tu tensión cotidiana por un viaje de improviso y utiliza tu equipaje como un escaparate de tu personalidad.

La semana fue pesada, terminar tus actividades diarias solo te dejó con el estrés al límite y para relajarte contemplas un fin de semana sin tareas pesadas, solo descansar y relajarte, pero tal vez es momento de dejarte llevar por la improvisación. Vete de viaje y demuéstrale al mundo tu personalidad.

Aleja la imagen preocupada que cargas a diario, para ello utiliza tu equipaje, el escaparate perfecto para mostrar tu verdadero estilo. Tu maleta te acompañará a donde quieras y por eso necesitas una que cumpla las funciones básicas: versatilidad, ligereza, resistencia, que sea identificable y que hable bien de ti.

A continuación te presentamos los colores de maletas que debes elegir de acuerdo con tu estilo.

Rosa

Te gustan las sorpresas, por eso dejas que todo fluya, siempre con optimismo. Y como la confianza y la espontaneidad te caracterizan, no temes decir en cualquier momento ¡Vámonos de viaje!

Amarillo

Aventura y creatividad te definen. Quieres ir más allá de tus límites, conocer y dejarte llevar por las hazañas; por eso quienes te conocen saben que la diversión y el riesgo siempre están a tu lado.

Blanco

Te entregas a la curiosidad, te consideras libre. Sólo necesitas tu maleta para definir el destino, pero la precaución te antecede, todo lo planeas antes de salir de casa para evitar contratiempos.

Azul aqua

Tu palabra es inesperado. Eres líder y lo demuestras: en las vacaciones si tú dices vámonos todos te siguen, como tu familia, que se va contigo si de pronto deseas volar a la playa.

Negro

Clásica. Tienes una calma y cautela natural por lo que tu responsabilidad te hace ver elegante ante el mundo. No sales hasta que terminas tu trabajo, una vez que lo has hecho te lanzas a la diversión.

Disfruta tu viaje y olvídate de los pesares diarios. Recuerda, la emoción de lo desconocido, de descubrir nuevas ciudades y culturas, de conocer gente, la consigues tomando tu equipaje y lanzándote a la aventura, pues cuando la vida te llama… hay que estar preparado.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas