El solitario pasado
de Tim Burton
Iván Pasillas @Iv_Moony
Jueves 15 de noviembre de 2012 a las 08:30
Viendo sus películas uno se imaginaría que el director vivió una infancia oscura y aterradora, pero la realidad es una muy distinta a lo que su imaginación nos deja ver.

 

Tim Burton, un vistionario desde pequeño
Tim Burton, un vistionario desde pequeño (Foto: Getty Images)

No es novedad que muchos de los personajes actuales de Tim Burton -llámese Frankenweenie, Jack Skellington u Oyster Boy- fueron basados en bocetos que él mismo realizó durante su infancia. ¿Pero qué significa eso? ¿Acaso el director vivió un pasado oscuro que lo llevó a descargar su imaginación con un lapiz y un papel, o simplemente su inspiración en lo gótico y el arte expresionista nació de un mero gusto estético y no de una historia tan retorcida y oscura como las que permean su filmografía?

 

Se sorprenderían entonces de saber que su pasado no está fijado por la presencia de espíritus del más allá y monstruos bajo la cama. Criado en California, Burton acepta haber crecido como un niño voraz de conocimiento. En sus propias palabras, "todos los días para mí, eran una feria de ciencia." El ahora director de cine, sin embargo, no tuvo una infancia normal.

 

Hijo de un jugador de baseball y la dueña de una tienda de cosas para gatos (cosa que Tim Burton siempre encontró muy bizarra), el realizador recuerda haberse sentido muy solo desde niño. Al Telégrafo de la Gran Bretaña recuenta una historia que describe perfectamente su sentir de una manera muy visual: "Cuando era más joven, tenía dos ventanas en mi cuarto. Ventanas bonitas que veían hacia el patio, y por alguna extraña razón mis papás las cubrieron y me dejaron esta pequeña ventanita en su lugar. Tenía que subirme a un mueble para poder ver hacia afuera."

 

A esa edad, Burton veía a todo ajeno a su círculo familiar como un enemigo. A sus vecinos los describía como "pueblerinos enardecidos." Y desde niño se identificaba más con el mounstro de la película que con el héroe, no les temía como otros, en gran medida porque era el villano el que siempre estaba solo...como él. En la actualidad cuando el director refiere a sus padres menciona que su relación con ellos era mucho más problemática que la del protagonista de su nueva cinta, 'Frankenweenie'. Aún cuando mucho de esta película, supuestamente, está basada en su infancia real.

Disfraz de Halloween que inspiró a Jack Skellington
Disfraz de Halloween que inspiró a Jack Skellington (Foto: Revista EW)

 

El suburbio en el que creció en Burbank estaba lejos de tener árboles retorcidos en forma de garra, y el blanco y negro que tanto llama la atención del Burton del presente era reemplazado por pintorescas casas de color, más al estilo de la colonia en la que habitan los personajes de 'Edward Scissorhands', que el oscuro paisaje de 'The Corpse Bride'.  Eso sí, al final de Evergreen Street (calle en la que creció) se encontraba el panteón Valhalla Memorial donde un niño Tim Burton se recluía para estar en paz. "No se sentía mórbido, aunque la gente lo crea así. Se sentía emocionante y solitario, especial y emocional. Imagino que era un buen lugar para pensar", confesó a EW sobre esta memoria.

 

Y si de inspirarse se trataba, Burton sólo necesitaba voltear a ver a su propia familia para fabricar un sinnúmero de personajes. 'Frankenweenie', por ejemplo, está basado en una mascota de su niñez: Pepe, un perro enfermo con el cual el cineasta creció y a quien decidió inmortalizar primero en el cortometraje que lo llevó a ser despedido de Disney en 1984, y ahora en el largometraje que recientemente pudimos ver en cine y 3D. Jack Skellington, estrella de 'The Nightmare Before Christmas' nace de un disfraz de calavera que su mamá confeccionó para Halloween, usando partes de un hombre de nieves que vivió en su casa una Navidad. Y como estos ejemplos, muchos más.

 

Pero cuando hablamos de la persona que formó el caracter del Tim Burton que conocemos hoy en día, no tenemos que enfocar la mira en su seno familiar...sino en el escolar. "Su nombre era la Maestra Adams. Te educaba pero también te decía que estabas bien en un tiempo en el que las personas que hacían arte eran consideradas raras." La maestra Adams, de en ese entonces 50 años, regaló a Burton su primer cámara y lo instruyó en la técnica stop motion, misma com la que años después realizó las cintas 'The Nightmare Before Christmas', 'The Corpse Bride' y 'Frankenweenie'.

 

Ese mismo apoyo que recibió en un salón de clases, jamás lo obtuvo en casa. A sus padres los describe como "frustrados". A él por haber perdido la oportunidad de realizarse en el ámbito deportivo luego de una herida que lo dejó fuera del juego, y a ella por ser un ama de casa atrapada en un rol que no le ajustaba del todo. En la cinta 'Big Fish', Burton proyecta más de un daddie issue que tenía guardado en el momento. Ahora, el director confiesa entender el sentir de sus padres (fallecidos en el presente) y ha aprendido a perdonarlos.

 

No es la única frustración de su niñez que el cineasta de 54 años ha terminado por entender. Si le preguntan al Tim Burton de hoy en día si cambiaría algo de su vida en Burbank, la respuesta sería "no". Pese a no haber tenido la infancia más alegre, una enorme cantidad de amigos o una visión más "normal" de sus años adolescentes, Burton entiende que no sería el hombre que en el presente realiza las películas más únicas que habitan en celuloide de haber vivido un historial diferente. Y nosotros, de una manera culposa, agradecemos que así haya sido. ¿Ustedes no?

 

¡No te pierdas la entrevista que le hicimos al director en la nueva Revista Quién!