Katie Holmes comió
toneladas de helado tras su divorcio
Bang Showbiz @quien
Viernes 09 de noviembre de 2012 a las 10:25
La ex esposa de Tom Cruise confesó que tuvo los síntomas típicos de las mujeres luego de un rompimiento.

 

Katie Holmes y Suri Cruise
Katie Holmes confesó que disfrutó el verano después de su divorcio en su casa, comiendo helado y compartiendo tiempo con su hija Suri. (Foto: Getty Images)

La ahora de nuevo soltera actriz -divorciada desde junio de Tom Cruise después de seis años de matrimonio- reveló que pasó todo el verano comiendo helado, mientras pasaba una temporada en su ciudad de origen, Toledo (Ohio), con su hija Suri.

 

La intérprete explicó que la afición que más practicó tras anunciar su sonado divorcio fue acudir a una heladería local con el padre de su abogado, Martin, y con Suri. Ahí fue donde descubrió su nuevo sabor favorito, que paradójicamente se llama "Spouse Like a House" (Esposa como una casa), que combina vainilla con pretzels (galletas saladas) cubiertas de chocolate con caramelo.

 

Para no acumular todas las calorías del helado, Katie también contó que hizo el ejercicio suficiente para mantenerse en forma. En concreto, disfrutó de salir a correr por los parques de la ciudad en la que pasó su infancia, ya que a pesar de residir en un lujoso apartamento en Nueva York, la actriz se sigue viendo como una chica de pueblo muy familiar.

 

"Todavía pienso en mí misma como en una chica del centro-oeste de Estados Unidos. Quiero decir que, por ejemplo, compro vino en caja. Está bueno y es mucho más fácil de abrir", aseguró Katie.

 

Además, la exmujer de Tom no ha dejado de sentirse muy ligada a su familia, con quien cuenta en todo.

 

"Hay momentos en los que todavía siento que lo que pasa en mi vida es increíble y tengo que consultar algo con todo el mundo para saber qué hacer. Cuando hablo con mis hermanos por teléfono siempre les pregunto: 'Dios mío, ¿y tú qué opinas? ¿Qué piensa mamá? ¿Qué le parece a papá?' Y luego actúo en base a lo que me han dicho", confesó.

 

Por otro lado, su carrera no cesa de tener proyectos interesantes, como su nueva incursión en los teatros de Broadway. Aunque está decidida a dar lo mejor de sí misma para conseguir el aplauso de la crítica, Katie asegura que siente cierta presión cuando piensa en la gente que acude a verla.

 

"Me cuesta dormir porque soy consciente de lo serio que es todo. Pienso en lo que cuestan las entradas y me digo: 'Más vale que hagas un buen trabajo. La gente se está dejando su dinero para ver la obra'. Tienes que ser muy responsable con el trabajo", añadió.