Los sueños y deseos de
Alfredo Gatica
Redacción Quién.com @Quien
Miércoles 05 de septiembre de 2012 a las 16:00
El actor que participa en la telenovela `Cachito de cielo´nos compartió sus anhelos y lo contento que está con su personaje de Darío.

Alfredo
Alfredo Gatica tiene 23 años y lo que más le apasiona es el teatro. (Foto: Cortesía)

Tuvimos una plática con el joven actor donde nos sorprendió con su entusiasmo y ganas de triunfar con su personaje (revelación) en la telenovela “Cachito de cielo”, en la que interpreta a un villano de nombre Darío. Pero no se vayan con la finta, nos asegura que en lo malvado no se parecen en nada.



“Me parezco a él en que me gusta el futbol, soy un futbolista frustrado (risas), y en que quiere alcanzar sus sueños. Pero no en esa parte egoísta, en que sólo piensa en él. En esa parte de cómo le gusta vivir no nos parecemos”, cuenta Alfredo.

 

Darío es una promesa del futbol que se va a España y está en duda si se queda en México con su novia Diana  o se la lleva a vivir con él. Por el contrario, Alfredo no tiene novia por el momento –terminó con ella hace un año- y nos contó que por ahora no tiene galana en puerta, ya que el trabajo le esta llegando a manos llenas y prefiere poner atención en su carrera, aunque no descarta la idea de que aparezca una pareja en su vida.


Nos confesó que le encantaría poner el nombre de su país en alto, del modo en que otros actores lo han hecho como Salma Hayek y Demian Bichir, pero no sólo en Estados Unidos, ya que uno de sus sueños es llevar teatro a Europa “para que vean cómo lo hacemos en México”.



Alfredo no se quiere encasillar en papeles de villano, aunque confiesa que son personajes a los que se les puede sacar mucho jugo y son muy divertidos de crear. Sobre la actuación sabe que quiere hacer cine, pero le apasiona el teatro, amor que le surgió cuando estudiaba en el CEA de Televisa.

 

TRES DESEOS


Quién.com: Si tuvieras que pedirle tres deseos al genio de la lámpara maravillosa ¿cuáles serían?



Alfredo:
Primero le pediría ser feliz toda la vida, segundo poder asombrarme todos los días por cualquier cosa y tercero tener una carrera impecable.