Iliana Fox se 'receta'
tiempo con su hija
Fernando Rosales @ferchorosales
Viernes 23 de marzo de 2012 a las 10:35
La actriz de la serie A Corazón Abierto considera que la mejor medicina contra el estrés y el cansancio es pasar tiempo con su hija,

Iliana
Iliana Fox disfruta estar con su hija, pues de esta forma hace a un lado el estrés de su papel de doctora en la serie de TV AZteca A Corazón Abierto. (Foto: Luis Ortiz)

Dar vida a una doctora en la serie "A corazón abierto" es tan estresante y demandante que para olvidarse de quirófanos, pacientes y enfermedades Iliana Fox se "receta" tiempo con su hija.

 

"No tengo ratos libres porque trabajo días completos de lunes a sábado, entonces el único día que tengo libre es el domingo, ¿y cómo me relajo?, estando con mi hija. Ella me relaja, me hace pensar en otras cosas, me hace reír...también (estar con) mis amigos, que todos ya tienen familia y entonces somos una familia gigante", expresó la actriz en entrevista con Quién.com.

 

A pesar de lo complicado que fue aprender términos médicos, utilizar correctamente los instrumentos quirúrgicos y conocer los padecimientos más comunes, para Fox ha resultado toda una aventura este personaje:

 

"Amo el quirófano, son mis escenas favoritas y me siento más doctora que nunca. Son divertidas, hay que estar muy concentrados pero generalmente son las que más rápido salen (...) A mi ni siquiera me llamaba mucho la atención (el mundo de la medicina) y ahora admiro más a los doctores".

 

 

Iliana
La actriz se siente muy contenta por el éxito que tiene la serie que protagoniza. (Foto: Luis Ortiz)

Pero el entrenamiento no fue sencillo, recuerda Iliana: "Casi me desmayo cuando entré a una cirugía de verdad, me tuve que salir tres veces cuando ví la nariz descubierta del paciente, con las articulaciones. Creo que la mayor complicación de las escenas de operación es tomar los instrumentos de una manera correcta y entregarlos cuando los doctores en la serie los piden".

 

Para la actriz, esta serie le deja varias satisfacciones personales: "Mucha complicidad con mis compañeros, me siento muy afortunada de estar en este proyecto, de haberme ido a Colombia y recibir la noticia de que gracias a que nos estaba yendo muy bien, decidieron alargar la serie".

 

Fox considera que la experiencia de grabar los primeros episodios en Colombia fue algo que le permitió ampliar sus horizontes:

 

"Los ocho meses que estuvimos en Colombia tuvimos médicos en el set; entre enfermeras, doctores, instrumentistas. El ritmo es diferente porque allá teníamos 80 capítulos que estaban totalmente terminados y es una forma de trabajar muy distinta. Precisamente por no estar al aire tienes más tiempo y no está tan apurado, pero cada cosa tiene su chiste".