`Capulina´ y `Viruta´
una historia de celos
Redacción Quién.com
Sábado 01 de octubre de 2011 a las 12:00
Quienes fueran la pareja de cómicos más famosos en México en la década de los 60 y que por mucho tiempo hicieron reír a varias familias, en realidad tenían una relación de envidia profesional.

viruta y capulina
`Viruta y Capulina´ fueron muy queridos por el público ya que manejaban un humor blanco. (Foto: DYPRESS)

Gaspar Henaine, mejor conocido como "Capulina", murió el pasado 30 de septiembre, luego de 15 días de estar internado en un hospital de la Ciudad de México debido a complicaciones por una úlcera duodenal que le provocó fuertes dolores estomacales.

 

Su historia de éxitos marcó a una generación por más de tres décadas, cuyos inicios fueron acompañados de su inseparable amigo de comicidad Marco Antonio Campos, "Viruta", y a quién "Capulina" llamaba compadre.

 

Sin embargo, detrás de las risas que los cómicos compartían, en realidad había un dejo de celos y envidia por parte de "Viruta", situación que terminó por separarlos.


 

La pareja maravilla: "Viruta y Capulina"

 

A finales de la década de los 50, Gaspar estaba sin trabajo y mal de dinero, pues había terminado con el trío "Los trincas", músicos con los que había trabajando durante mucho tiempo. Pero, la suerte le sonrió cuando se encontró con un viejo amigo, César Torres, quien lo vio en la XEW y le cobró 200 pesos por una perrita que le había vendido tiempo atrás.

 

"Capulina" le dijo que no tenía con qué pagarle, y Torres le aconsejó que en el programa "Cómicos y canciones" necesitaban actores, el tip fue una oportunidad que además de darle dinero extra le cambió la vida.

 

En la misma estación se encontró con Marco Antonio Campos a quien Gaspar invitó a que hicieran un sketch, pero "Viruta" se negó porque estaba cansado de ser el patiño. Sin embargo, como a "Capulina" le interesaba pagar la deuda de la perrita, se ofreció a hacer ese papel, según contó el propio Gaspar en el programa de TV Azteca "La historia detrás del mito".

 

Fue así como la dupla se convirtió con el tiempo en los cómicos más exitosos de la época, también gracias a los guiones que escribía Roberto Gómez Bolaños.  

 

En 1957 el productor Pedro Galindo los invitó a realizar la película "Se los chupó la bruja", la proyección que comenzaron a tener fue en ascenso convirtiéndose en la versión latina del "Gordo y el Flaco".

viruta y capulina
El cariño que la gente le tenía a `Capulina´ fue el detonante para que `Viruta´ comenzará a tenerle envidia. (Foto: DYPRESS)

 

Celos profesionales

 

La comicidad que la pareja manejaba era de "pastelazo", sin albures, ni dobles sentidos, y "Capulina" comenzó a ser muy querido por el público, motivo por el cual "Viruta", quien era de carácter fuerte, comenzó a ver con envidia dicha situación.

 

La esposa de Henaine, María Elena Frías, contó en el programa de la televisora del Ajusco que, efectivamente la relación entre los cómicos era áspera ya que Antonio se negaba a hacer varias ideas que "Capulina" le proponía para el programa.

 

La situación se agravó cuando algunos espectadores comenzaron a quejarse por los golpes (fingidos) que la dupla se propinaba en los sketches, por lo que el formato del programa cambió y con ello la audiencia disminuyó hasta que salieron del aire.

 

De este modo "Viruta y Capulina" estuvieron cerca de un año sin empleo, los empresarios teatrales tampoco les hablaban para trabajar, por lo que decidieron comenzar proyectos por separado.

 

"Capulina" regresó a hacer una temporada en "Cómicos y canciones" y la aceptación del público fue buena, por lo que su carrera volvió a despuntar. Mientras tanto "Viruta" lo hizo en "Carrusel musical" pero sin los mismos resultados que su compañero, por lo que su programa fue retirado de la pantalla chica.

 

viruta y capulina
La pareja cómica terminó por separarse no sólo profesionalmente, sino que también su amistad concluyó. (Foto: DYPRESS)

El divorcio de la dupla cómica

 

Antonio Campos nunca superó que Gaspar tuviera éxito sin él, y se vio reflejado luego de un evento benéfico en el teatro Lírico, donde "Capulina" contradijo a su compadre cuando éste mencionó que no aportarían más que su talento, fue entonces que Henaine se puso de pie y ofreció 10 mil pesos a la causa. Ante tal afrenta, "Viruta" se retiró visiblemente molesto del lugar.

 

"Capulina" fue a buscarlo al camerino y se armaron de palabras, por lo que el también llamado "Rey del humorismo blanco" le dijo a Campos que "ya estaba cansado" de su carácter fuerte y que era mejor terminar ahí. Pero "Viruta" no se quedaría con los brazos cruzados y se ofreció para ser su representante, trato que Gaspar aceptó con gusto.

 

La pareja de cómicos quedaron en una cita al día siguiente para dejar la oferta por escrito, el lugar de reunión sería la casa de Antonio, sin embargo a "Capulina" le esperaba uno de los momentos más amargos.

 

Henaine llegó puntual, pero "Viruta" lo hizo esperar por más de dos horas pues estaba durmiendo, cuando éste salió a recibirlo prefirió tomar su desayuno y mientras lo hacía soltó una carcajada y, según contó "Capulina", Antonio le dijo: "¿tú crees, compadre que soy tan tonto de firmarte como representante?", situación que molestó a Gaspar pues vio que a quien creía su amigo en realidad no lo era.

 

Después de ese momento los cómicos no se volvieron a dirigir la palabra, pese a que hicieron, por último, un par de películas juntos.

 

capulina
`Capulina´ nunca pudo hacer las pases con su compadre, `Viruta´. (Foto: DYPRESS)

Diferencias irreconciliables

 

"Capulina" intentó hacer las pases, al invitar a "Viruta" a un proyecto fílmico pero el carácter obstinado de Campos no le permitió que eso sucediera y rechazó la oferta.

 

Incluso el fallecido conductor Raúl Velasco intentó reunirlos para hacerles un homenaje, pero "Viruta" se negó rotundamente y según cuenta su hermano, Raúl Campos, las palabras del cómico fueron: "ni aunque me ofrezcan todo el dinero".

 

El 19 de febrero de 1996 Marco Antonio Campos murió a la edad de 76 años, a causa de un infarto. Gaspar Henaine no asistió al sepelio, y se cuenta que una de las voluntades de su compadre fue que no permitieran la entrada a "Capulina" a su funeral y que si lo hacía lo sacaran "a patadas".

 

El sobrino de "Viruta", Arturo Campos, dijo que las palabras de su tío fueron que: "no lo quería volver a ver ni en el preámbulo de su muerte".