Cantinflas y su
estilo de vida
Redacción Quién.com
Sábado 13 de agosto de 2011 a las 12:00
¿Cómo fue la vida del cómico mexicano? ¿Cuáles eran sus gustos y sus aficiones? Cónoce un poco más del gran mimo de México.

Especial

A 100 años de su natalicio, conoce cómo era la vida de Mario Moreno Cantinflas, cuáles eran sus gustos, su manera de ser, aficiones , así como sus priopiedades que adquirió a lo largo de su carrera. 

 

 

Orígenes sencillos

Entre la casa de su infancia en la Guerrero o el departamento rentado en la colonia Clavería -donde Mario vivió con Valita cuando contrajeron matrimonio- y las enormes mansiones que el cómico tuvo oportunidad de adquirir cuando se hizo millonario, hay una gran diferencia.

 

Su primera propiedad

Cuando el actor estuvo en posibilidades de comprar su primera casa, se mudó a la colonia Roma, a la calle de Bajío, donde vivió con su esposa. A sus padres les compró otra casa en la misma colonia.

 

Vecino de Las Lomas

Tiempo después, ya con fama y fortuna, se mudó a las Lomas de Chapultepec, primero a la calle Rincón del Bosque y en 1955, a Paseo de la Reforma 2402, a una mansión donde viviría con Valentina, sus papás y su suegra. Al poco tiempo de perder a su esposa, decidió mudarse para evitar los malos recuerdos y compró una casa en la colonia Vista Hermosa, donde viviría hasta el final de sus días. En ella murió en abril de 1993. En sus lujosas casas se reunía con personajes famosos de la época, con los que jugaba billar.

 

Para el fin de semana

Mario adquirió el rancho El Detalle, enorme propiedad en la huasteca potosina, a la que viajaba cada 15 días. La suntuosa casa principal tenía 12 recámaras, alberca y hasta plaza de toros privada. Fue abandonado y hoy en día pertenece a un grupo de ejidatarios que cultivan caña de azúcar en sus más de 200 hectáreas. Posteriormente adquirió el rancho La Purísima, en el Estado de México, donde instaló una ganadería para criar toros de lidia y tenía una gran residencia; hoy es el Club de Golf Hacienda La Purísima, en Ixtlahuaca, donde también hay un hotel de lujo. El imponente rancho El Estanco, hoy propiedad de Diego Fernández de Cevallos (donde fue secuestrado), también perteneció al mimo. Mario Moreno Reyes también compró otras propiedades en el DF, Cancún, Acapulco, San Miguel de Allende y Houston.

 

  

 

 

Las aficiones de un grande

 

Filántropo dedicado

Mario Moreno Reyes nunca olvidó sus orígenes humildes y siempre se sintió cercano al pueblo. Dedicó tiempo y mucho dinero a diversas obras altruistas, sobre todo de ayuda a niños pobres. El actor luchó siempre por mejorar las condiciones de los trabajadores de la industria cinematográfica y fue secretario general de la ANDA en 1942. Por su labor humanitaria, fue nombrado Embajador de la Paz por la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

Amante de la fiesta brava

Fue uno de los mejores toreros bufos de la historia de México y crió toros de lidia en sus propiedades. Incluso construyó una plaza en uno de sus magníficos ranchos, El Detalle, ubicado en la Huasteca Potosina, la cual bautizó como "La Cholita" en honor al apodo de su mamá, Soledad.

 

Un sibarita

Mario Moreno no era como Cantinflas. Amaba el lujo, cosa que se demostraba en su casas y en sus ostentosos coches, y era más bien serio y formal. A decir de su sobrino, Eduardo Moreno Laparade, amaba la lealtad y la honestidad por encima de todo. Y más que nada, la buena vida. Como dijo en una autoentrevista realizada en 1969 en el museo de la Ciudad de México: "¡Mario Moreno no podría vivir como vive si no fuera por Cantinflas!".