`No me quites a mi novio´,
una historia de amor y amistad
Notimex
Miércoles 29 de junio de 2011 a las 15:15
Se trata de una historia enredada, en la que se pone aprueba no sólo el amor sino también la amistad y los valores de fidelidad y honestidad.

Favor de actualizar flashplayer

Get Adobe Flash player

El 1 de julio entrante llega a las salas cinematográficas del país el largometraje de comedia y romanticismo "No me quites a mi novio", con las actuaciones de Kate Hudson, Ginnifer Goodwin, John Krasinski y Colin Egglesfield.

 

 

No me quites
La cita se estrena este 1 de julio en las salas de cine mexicano. (Foto: Cortesía Artecinema)

Se trata de una historia enredada, en la que se pone aprueba no sólo el amor sino también la amistad y los valores de fidelidad y honestidad, que a través de la trama se descubren para dar una opción a los espectadores.

 

La película, bajo la dirección Luke Greenfield, a partir de un guión de Jennie Snyder y basada en la novela "Something borrowed", de Emily Giffin, se exhibirá en diversos estados de la República Mexicana.

 

A punto de entrar al festejo por sus 30 años, "Rachel White" (Ginnifer Goodwin) no puede evitar sentir que su vida no salió tal como ella planeaba; sabe que tiene un buen trabajo en una reconocida firma de abogados, pero trabaja como desesperada.

 

A su lado siempre está su mejor amiga de la infancia, la bella e inquieta, "Darcy" (Kate Hudson), pero verla coquetear con su atractivo novio sólo le hace acordar de que, al terminar su propia fiesta, volverá sola a su casa como todas las noches, sin embargo esta ocasión no terminará así.

 

"Rachel" se despierta a la mañana siguiente junto a "Dex" (Colin Egglesfield), su compañero de universidad y prometido de "Darcy". Ambos están horrorizados por lo que pudo haber sucedido y conforme se acerca la boda, "Rachel" se obsesiona con lo que no recuerda y piensa en ello todo el tiempo, al igual que con la imagen de él.

 

Especialmente porque cumplir 30 años de vida la lleva a reflexionar sobre el tiempo perdido y la decisiones no tomadas, pero sobre todo por el correr de los años y los riesgos que ello conlleva cuando no se toman decisiones pertinentes en la vida, teniendo el tiempo suficiente para corregir el camino.

 

"No me quites a mi novio", mantiene a los espectadores atrapados en la pantalla esperando el desenlace de una escena a otra, como si se tratase de participar en la trama desde la butaca.