Hallan muerto
a presunto asesino de modelo
AP
Lunes 24 de agosto de 2009 a las 12:11
El cuerpo de Ryan Jenkins fue encontrado en un motel canadiense; el participante de un reality show iba a ser interrogado por el asesinato de su esposa, la modelo Jasmine Fiore.

Ryan Jenkins y Jasmine Fiore
Ryan Alexander Jenkins y Jasmine Fiore en su casamiento el 18 de marzo de 2009 en Las Vegas. (Foto: AP)

La vida del concursante de reality show Ryan Jenkins, sospechoso de asesinato, terminó de un modo que pudo haber sido escrito para televisión: mientras la policía investigaba su aparente suicidio en un motel canadiense, se conoció el lunes que una misteriosa joven lo había registrado allí.

Ryan Jenkins
Jenkins fue encontrado colgado de una barra para colgar abrigos, con un cinturón al cuello. (Foto: AP)

Acusado de la muerte de su ex esposa, una modelo cuyo cadáver fue hallado tan terriblemente mutilado que tuvo que ser identificado mediante el número de serie de sus implantes de seno, Jenkins evadió durante días una cacería policial internacional y logró cruzar la frontera de California a su nativa Canadá.

El dramático final se produjo en un motel aislado de la región montañosa de la Columbia Británica, a las afueras de Hope, un poblado conocido por sus enormes esculturas de madera hechas con motosierras y sitio de rodaje de la primera película de Rambo.

El domingo por la noche, la policía respondió una llamada de empleados del motel reportando una persona muerta, y entonces llamaron a los investigadores que participaron de la caza de Jenkins, dijo el sargento Duncan Pound de la unidad de integridad fronteriza de la Real Policía Montada Canadiense.

El gerente del Motel Thunderbird y su sobrino dijeron que encontraron a Jenkins colgado de una barra para colgar abrigos, con un cinturón al cuello. Indicaron que una mujer joven lo había registrado en el hotel de dos pisos.

El promotor inmobiliario e inversionista de 32 años fue acusado en California de asesinato en primer grado el jueves luego que el cadáver descuartizado de Jasmine Fiore fue hallado en un bote de basura en Buena Park, a unos 32 kilómetros al sureste de Los Ángeles.

A Fiore le habían extraído los dientes y mutilado los dedos, al parecer para impedir su identificación. Los investigadores usaron los números de serie de sus implantes mamarios para identificarla, dijeron fiscales de Orange County.

Kevin Walker, quien administra el Motel Thunderbird, dijo que Jenkins y la joven misteriosa llegaron el jueves en un Chrysler PT Cruiser con vidrios ahumados y placa de Alberta, de donde Jenkins era originario. El se quedó en el vehículo mientras la mujer los registraba, señaló.

Era una rubia de unos 20 años "naturalmente bonita, una muchacha de aspecto sano", dijo.

Adam Curt, de 19 años, un empleado del motel y sobrino de Walker, declaró que Jenkins "lucía estresado... No miró a nadie a los ojos".

Walker dijo que, pese a que el rostro de Jenkins ha estado circulando en todos los medios noticiosos, no lo reconoció.

"De ningún modo se veía como el hombre de la TV", declaró. "Se veía agotado".

El gerente del motel dijo que la mujer pagó en efectivo por tres noches y que cuando la pareja no entregó la habitación, abrió la puerta y lo encontró muerto.

"Forcé la puerta y ahí estaba, colgando en frente mío, con los pies tocando" el piso, dijo Walker. "Definitivamente quería morir".

Michelle Beck, quien vive cera del motel, dijo que la gente que allí se hospeda es "como de mala muerte. Muchos drogadictos y personas sin suerte".

La policía extrajo bolsas con las pertenencias de Jenkins, incluida su computadora portátil, dijo Walker.

Hope queda a unos 160 kilómetros de Point Roberts, en el estado de Washington, último lugar donde Jenkins fue visto antes de cruzar la frontera a Canadá.

"Lo triste de todo esto es que el Sr. Jenkins no enfrentará a un jurado de Orange County por su crimen", dijo el jefe de policía de Buena Park, Steve Holiday, en una conferencia de prensa el domingo por la noche.

Holiday dijo que la investigación de su departamento continuaría. El servicio forense de la Columbia Británica también investiga la muerte de Jenkins y la policía intenta determinar cómo llegó hasta Hope.