Carlos Fuentes
lo que lo inspira a escribir
AP
Martes 25 de noviembre de 2008 a las 07:00
El escritor confesó que la mayor inspiración la encuentra siempre en el poeta español Francisco de Quevedo, quien dijo "sólo lo fugitivo permanece y dura".

Carlos Fuentes
Carlos Fuentes se encuentra dentro de un homenaje por sus 80 años. (Foto: AP)
Más de 5,000 personas se dieron cita en el Auditorio Nacional para escuchar al escritor Carlos Fuentes disertar sobre cómo escribió algunos de sus libros en una actividad que forma parte del homenaje nacional que se realiza en su honor con motivo de su 80o. cumpleaños.

Fuentes intercaló pasajes de sus obras, que leyó en voz alta, con anécdotas de su vida, sus influencias literarias y reflexiones sobre el México que le tocó vivir y el que ha imaginado.

Confesó que la mayor inspiración la encuentra siempre en el poeta español Francisco de Quevedo, quien dijo "sólo lo fugitivo permanece y dura".

Recordó que estando una noche en París en la casa de una chica de 20 años, la vio caminar por el pasillo y en el instante en que pasó bajo un tragaluz por donde se colaba una luz plateada, la vio como una calavera.

La visión sólo tardó segundos pero le impresionó lo suficiente como para empezar a escribir "Aura", uno de sus libros más famosos.

Pero en reflexiones posteriores se dio cuenta de que era un tema recurrente que se puede encontrar en obras de Charles Dickens, Henry James, en la ópera "La Traviatta", en películas japonesas a su vez basadas en antiguos cuentos de ese país o hasta en leyendas de los indios otomíes que poblaban el centro de México.

"¡Las vueltas que puede dar un mismo tema!", dijo la noche del lunes durante la conferencia, cuya entrada fue gratuita. "Los grandes temas literarios son pocos... lo importante es el nuevo tratamiento que se hace del tema gracias al uso de la imaginación y las palabras".

El también autor de "La región más transparente", "La muerte de Artemio Cruz" y "La voluntad y la fortuna" dijo que la literatura sirve para crear nuevas realidades y decir cosas que de otra manera no se podría y que por ello durante las dictaduras se prohiben libros y se encierran, destierran o asesinan autores.

"Toda literatura dice lo que no puede decirse de otra forma", incluso si no se trata de ciencia ficción, destacó. "La literatura se inserta en el discurso humano para liberarnos de los engaños del poder y del lenguaje único y dogmático".

En su caso, dijo que a veces se corre el riesgo de escribir un texto para "exorcizar" las preocupaciones por ciertos temas como en su obra "Cristóbal Nonato", en que describe una ciudad cuyos habitantes tuvieron que crear una burbuja porque fuera de ésta el aire era veneno, pero luego se termina "por profetizar" situaciones.

En México los niveles de contaminación del aire son muy elevados, por lo que el público no pudo evitar reírse.

"Cada autor le da voz a la ciudad", expresó.

Por eso al hacer un recuento de sus obras se ve claramente su obsesión por describir la identidad del país, igual que otros escritores de su tiempo, pero aseguró que esa etapa ya está superada. Lo que le toca a las nuevas generaciones, opinó, es un desafío mayor: el de "encontrar" y "reconocer" la diversidad política, sexual, religiosa y moral, "sin violencia y sin sangre".

Eso implica además dejar el machismo a un lado, como intenta retratar en su novela "Los días con Laura Díaz".

Aunque en algún momento de su carrera tuvo la "aspiración de escribir una novela total", con el tiempo descartó esa fijación porque entiende que es mejor dejar obras "abiertas", con ciertas imperfecciones y "heridas por donde el libro pueda sangrar".

Al concluir su disertación el público le brindó a Fuentes un cerrado aplauso de pie.

Las actividades en su honor continuaron el martes con la develación de una escultura abstracta basada en el personaje de Ixca Cienfuegos, de "La región más transparente", a cargo del escultor español Víctor Rojo.

Se trata de tres juegos de columnas de unos tres metros de alto con cuadrados de muchos colores que simbolizan una pérgola, dijo el escultor.

La pieza, que se exhibirá temporalmente en el Centro Cultural Estación de Indianilla de la capital antes que fije su lugar permanente, aún no especificado, buscar recrear la brillantez y vivacidad de la naturaleza que suelen rodear las pérgolas.

"El propio Fuentes mencionó la necesidad de crear belleza para la ciudad. No sé si o logré, pero sí fue esa mi intención", declaró el escultor.