Causa pesar en
Israel tragedia de la familia Saba
Notimex
Martes 12 de enero de 2010 a las 11:50
Diversos judíos en Israel calificaron el fallecimiento de Moisés Saba como "una enorme pérdida para la comunidad judía, para Israel y para México".

Ovadia
Uno de los rabinos más importantes del mundo, Ovadia Yosef, recibió la noticia con llantos. (Foto: AP)

La muerte del mexicano Moisés Saba provocó sorpresa y dolor en Israel, especialmente en el seno de la comunidad judía ultraortodoxa, donde la familia del empresario es muy respetada y admirada.

Los medios de comunicación israelíes cubren ampliamente la noticia del accidente en la Ciudad de México que acabó con la vida de Saba, de varios miembros de su familia y del piloto del helicóptero en que viajaban.

Arieh Deri, ex ministro de Interior y ex dirigente del movimiento ultraortodoxo sefardí Shas, aún no ha digerido las noticias llegadas de México.

Deri, un rabino carismático y con un discurso normalmente muy fluido, vacila cuando habla de Saba, de quien era un amigo íntimo.

"Es una gran tragedia. Una enorme pérdida para la comunidad judía, para Israel y para México. Algún día descubriremos la enorme aportación que realizó a la sociedad. Es increíble cómo una sola persona puede hacer tanto para tantas personas", afirmó.

Durante el funeral celebrado ayer, la voz entrecortada de Ovadia se escuchó por un teléfono celular para despedir a Saba, quien consideraba a Yosef como "un padre y maestro".

Su hijo, el rabino David Yosef comenta a Notimex que "Saba era un hombre muy dominante y generoso. Un verdadero amigo de Shas y del pueblo judío. Un pilar básico para la comunidad judía en México".

Según fuentes de Shas, el empresario acostumbraba asesorarse con el rabino Yosef, que entre otras cosas le recomendó volver a México tras un año viviendo en Nueva York.

La familia Saba era básicamente conocida en Israel por sus importantes donaciones a organizaciones sociales y educativas. Sin lugar a dudas, Moisés Saba era uno de los principales donantes de las instituciones religiosas de Shas en Jerusalén.

"Siempre que venía a Israel visitábamos a soldados y personas necesitadas. Saba era un gran amigo de Israel y cada año nos visitaba con su familia", recordó Deri.

eduh
El ex primer Ministro de Israel, Ehud Olmert, era amigo del mexicano. (Foto: AP)

"Para Saba, era muy importante que los ultraortodoxos no se limitaran a estudiar la Biblia sino que salieran también a trabajar. Era un ejemplo de espiritualidad y trabajo", añadió.

Interrogado por el diario israelí Yediot Aharonot sobre la posibilidad de que Saba se hubiera planteado algún día emigrar e instalarse en Israel, Deri fue contundente: "No. Su familia encabeza ya desde hace tres generaciones la comunidad judía en México. Era un patriota mexicano".

En Israel, Saba tenía contacto directo con muchos ministros en los últimos gobiernos. Asimismo era conocida su amistad con el ex primer ministro Ehud Olmert.

A mediados de 2003 acaparó todas las portadas por su intención de comprar el 49 por ciento de las acciones del Canal 10, la segunda cadena privada israelí. Saba se comprometió a invertir más de 20 millones de dólares para tener voz y voto en un importante medio de comunicación del país.

Tras maratónicas negociaciones, sin embargo, Saba retiró su oferta al comprobar que no podía imponer una de sus principales condiciones: que el canal no emitiera los sábados, es decir, en Shabat, el descanso semanal y sagrado del judaísmo.

Nada más enterarse de la noticia, una delegación de Zaka -organización judía dedicada a identificar y recoger los restos de víctimas en atentados o accidentes- salió hacia el lugar del siniestro en México.

Hace escasos meses, Saba organizó una velada en honor de Zaka, contando con la presencia de un amigo muy especial, el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton.