No vuelvas a prestar estos productos

Compartir productos de belleza con tu mejor amiga seguro ya es costumbre, ¿pero sabías que es malísimo? Estos son ocho productos que sólo debes usar tú.
Compartir productos de belleza con tu mejor amiga seguro ya es costumbre, ¿pero sabías que es malísimo? Estos son ocho productos que sólo debes usar tú.
 Compartir productos de belleza con tu mejor amiga seguro ya es costumbre, ¿pero sabías que es malísimo? Estos son ocho productos que sólo debes usar tú.  (Foto: Especial)

Todas tenemos a esa amiga que tiene los mejores productos de belleza. Tiene las cremas más nuevas, el blush que está en tendencia o el rímel que hace las pestañas más grandes y siempre se lo pierdes prestado. Tal vez, tú eres la que tiene los mejores productos y todas tus amigas quieren usarlos pero, ¿sabías que hay productos de belleza que no deberías compartir nunca?

La mayoría de las veces pensamos que por ser nuestras amigas, no podrían contagiarnos nada si usan nuestro maquillaje, pero hay bacterias y viruses que no vemos o no sabemos que tenemos y que podrían pasar de una persona a otra. Por eso es súper importante que si vas a usar maquillaje que no es tuyo o vas a prestar tus productos, siempre los limpies con alcohol, o mejor aún, no los prestes. Estos son 8 productos de belleza que sólo deberías usar tú.


Por ningún motivo prestes tu rímel o tu delineador.
 Por ningún motivo prestes tu rímel o tu delineador.  (Foto: Especial)

1. Rímel y delineador Lo primero que nunca jamás debes compartir, es el rímel. ¿Sabías que la conjuntivitis (la inflamación de la conjuntiva, que causa enrojecimiento del ojo, ardor, comezón y hasta lagañas) es súper contagiosa? Muchas veces podemos no darnos cuenta que tenemos conjuntivitis, o que alguien más lo tiene, y al momento de usar un rímel ajeno, estamos contagiadas. Además, cada vez que sacas el aplicador del rímel, está entrando oxígeno al producto, albergando más y más bacterias. Lo mejor que puedes hacer es no usar ningún rímel que no sea tuyo, y si por alguna razón tienes que hacerlo, usa un aplicador nuevo y desechable para evitar cualquier contagio. De la misma manera, procura tampoco prestar tu delineador.


Los frascos de vidrio podrían albergar viruses y bacterias.
 Los frascos de vidrio podrían albergar viruses y bacterias.  (Foto: Especial)

2. Productos en frascos de vidrio Cualquier tipo de crema, aceite o otro producto que venga en un frasco de vidrio es un ‘no’ rotundo. Cada vez que metes los dedos en el frasco, indudablemente las bacterias y los viruses entran también. Si tu amiga olvidó lavarse las manos y las metió al producto, entonces ahí tendrás un foco de contagio de cualquier cosa. Los frascos de vidrio se contaminan más fácil, pues los residuos del producto que queda en las orillas está en contacto directo con el aire y la suciedad. Para evitar contagios, procura lavarte las manos siempre y en lugar de meter los dedos al frasco, usa una cuchara para sacar el producto y aplicarlo.


Tampoco recomendamos prestar tus sombras para ojo en crema.
 Tampoco recomendamos prestar tus sombras para ojo en crema.  (Foto: Especial)

3. Sombras para ojo en crema Tal vez te parezca raro que esto no lo debas compartir, pero pasa más o menos lo mismo que con el rímel y los frascos de vidrio. Cada vez que usas los dedos para aplicar la sombra, estás metiendo bacterias al producto. Si no te lavaste las manos, o alguien más con conjuntivitis lo usó, definitivamente lo tendrás tu también. Procura usar siempre alguna brocha para aplicarlo o lavar muy bien tus manos.


Por favor, no vuelvas a prestar tu lipstick favorito.
 Por favor, no vuelvas a prestar tu lipstick favorito.  (Foto: Especial)

4. Lipstick Seamos realistas, todas hemos compartido lipsticks con nuestras amigas. Es típico que tiene tu color favorito o el nuevo de tu marca preferida y quieres probarlo. ¿Conoces el virus del herpes simple (VHS-1)? No te asustes, no es tan grave como suena. Este virus se transmite por el contacto de boca a boca, o a través de productos para labios y que causan herpes labial, o mejor conocidos como fuegos. Sí, sí puedes llegar a contagiarte del fuego de alguna amiga aunque éste no sea visible. Puede que a tu amiga nunca le haya salido un fuego pero que de igual forma cargue el virus. El virus puede estar en su lipstick o protector labial y cuando lo tomas prestado, se te contagia. Si realmente quieres usarlo, te recomendamos usar un Q-Tip para aplicarte el labial y siempre limpiarlo con alcohol.


Tampoco te recomendamos prestar tu gloss favorito.
 Tampoco te recomendamos prestar tu gloss favorito.  (Foto: Especial)

5. Lipgloss Lo mismo pasa con el gloss aunque es todavía peor pues cada vez que sacas el aplicador entra oxígeno al gloss, ayudando a albergar más bacterias. También te recomendamos usar un aplicador desechable si realmente quieres usar el gloss de tu amiga. Lo mejor que puedes hacer es no prestarlo.


Lo mejor que puedes hacer es no prestar tu base en polvo para evitar infecciones.
 Lo mejor que puedes hacer es no prestar tu base en polvo para evitar infecciones.  (Foto: Especial)

6. Base en polvo Parece mentira, pero también debes evitar prestar tu base en polvo. Cuando tienes base líquida y esta base tiene un pump, entonces no pasa nada, pues no tienes metes directamente las manos al producto. Pasa lo contrario con una base en polvo, especialmente si dejas que usen la misma esponja que usas tu. Puedes contagiarte de bacterias que lleguen a causar acné, conjuntivitis (si lo usas cerca de los ojos) y VHS-1 (si lo usas cerca de los labios). Te recomendamos siempre usar un limpiador en spray de alcohol para limpiar tu producto y usar esponjas desechables si lo vas a prestar.


Las esponjas pueden albergar muchísimas bacterias y viruses. Evita prestarlas.
 Las esponjas pueden albergar muchísimas bacterias y viruses. Evita prestarlas.  (Foto: Especial)

7. Esponjas de maquillaje Evidentemente si no debes prestar la base en polvo, menos debes prestar las esponjas para maquillarte. Cuando la esponja está mojada, es mucho, mucho más probable que albergue bacterias y que llegues a contraer una infección. Lo mejor que puedes hacer, además de no prestarla, es lavarla por lo menos una vez a la semana con agua caliente y un jabón o shampoo ligero. No uses la esponja hasta que esté bien seca para evitar que se infecte.


Evita a toda costa prestar tus brochas.
 Evita a toda costa prestar tus brochas.  (Foto: Especial)

8. Brochas de maquillaje También es importante saber que no debes prestar tus brochas de maquillaje. Las bacterias de cualquiera de tus amigas puede llegar a tu piel y contagiarte. Estamos seguras que no quieres tener acné de la noche a la mañana, ¿verdad? Mejor, lava tus brochas una vez a la semana y usa un limpiador con alcohol en spray si alguien más ya la usó. Ahora que sabes que sí puedes contraer infecciones por usar cosas ajenas, ¿estás segura que quieres usar el maquillaje de tu amiga?

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas